Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Miércoles, 10 de enero de 2018

La agenda reformista de Rajoy

Guardar en Mis Noticias.

El presidente del Gobierno intervino ayer en el foro "Spain Investors Day" que reúne a inversores y empresas y aseguró teniendo en cuenta las cifras que arroja la economía española, de crecimiento y empleo, que podemos estar ante la fase expansiva más larga de nuestra historia. Además, aseguró que la economía crece de forma fuerte, equilibrada y con fundamentos sólidos.

Al igual que otros analistas y organismos como el Banco de España, Rajoy ve en Cataluña la única nube negra que puede truncar en alguna medida esta etapa de mayor competitividad y crecimiento que podría culminar en 2020 con aumento del PIB por encima de la zona euro, Estados Unidos o Canadá y con un nivel de paro del 11 por ciento con 20 millones de ocupados.

 

Mariano Rajoy se comprometió con los inversores a impulsar una agenda reformista que pasa por aprobar las cuentas de 2018, reforzar la economía abierta que ya ha logrado España con más políticas activas de empleo en I+D+I y apoyo a los emprendedores y por último profundizar en una Europa fuerte y unida con una mayor integración política, emisión de eurobonos y superministro de Hacienda.

 

Y nada que decir a lo prometido por el presidente del gobierno, pero sí que añadir. Nadie discute ya que España crece y genera empleo, que la economía es más competitiva y la prueba son las cifras de exportación y el superávit de la cuenta exterior. Sin embargo, más cerca de las cosas de comer, de las que llegan a la gente en su día a día, tenemos un problema de dualidad del mercado laboral: mucha temporalidad, más allá de lo que necesita el sistema productivo, y todavía salarios para los que se incorporan al mercado laboral, muy bajos. 

 

Además, nuestro sistema de pensiones tiene las costuras a punto de romperse. Somos más trabajando, pero no da para todos los que se incorporan y con pensiones altas. Y no es solución la continua apelación al Estado. La situación en el Congreso es la que es, pero hay que buscar soluciones o acercamientos a estos problemas y a ser posible que no sean más impuestos como propone el PSOE.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress