Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Lunes, 8 de enero de 2018

Inadmisible caos por las nevadas

Guardar en Mis Noticias.

Un año más, el temporal de nieve que ha azotado este fin de semana generó un caos viario y obligó al cierre de carreteras en casi todas las comunidades autónomas.

La situación más lacerante se vivió en la autopista de peaje AP-6, una de las principales vías que dan acceso a Madrid. En plena operación retorno de Navidad, alrededor de 3.000 vehículos quedaron atrapados durante 18 horas desde la noche del sábado. Sólo la intervención de la UME del Ejército permitió el trabajo de las quitanieves y la liberación de los conductores atrapados.

 

Resulta inadmisible que el bloqueo de una autopista de peaje durante casi un día entero degenere en una situación de inseguridad para los ciudadanos. El Ministerio de Fomento e Iberpistas, la concesionaria de la AP-6 -perteneciente al grupo Autopistas, filial de Abertis- se cruzaron ayer reproches a cuenta del desastre causado. La realidad es que ambas partes acumulan responsabilidades. Por un lado, la concesionaria es la titular del mantenimiento de la autopista, lo que obliga a disponer de los equipos de limpieza óptimos. Por otro, porque con independencia de a quien correspondiera la decisión final, lo cierto es que la vía debió cerrarse al tráfico atendiendo a la previsión del tiempo, tal como se ha hecho durante las últimas 48 horas en otras autopistas del País Vasco y La Rioja.

 

En todo caso, el caos en la AP-6 revela graves fallos de gestión gubernamental. Fomento no actuó a tiempo y evitó exhortar a la concesionaria a cerrar la vía en aras de evitar el bloqueo posterior. El ministro Íñigo de la Serna admitió que la situación generada fue "dramática", confirmó su comparecencia en el Congreso para ofrecer explicaciones y anunció la apertura de un expediente a la concesionaria. Aunque muchos conductores afectados no dispusieran de cadenas, la responsabilidad del Ejecutivo es garantizar la seguridad de los usuarios. La previsión del tiempo aconsejaba haber adoptado medidas drásticas con carácter preventivo. Por su parte, el Ministerio del Interior también acreditó una notable falta de reflejos. Especialmente, por la imprevisión de la DGT, pese al riesgo elevado de nieve y pese a que el temporal coincidió con el dispositivo previsto con motivo del final de las vacaciones navideñas.

 

La oposición en bloque cargó ayer contra el Gobierno a cuenta del desorden en las carreteras. Mariano Rajoy, entonces en la oposición, exigió la dimisión de Magdalena Álvarez, a la sazón ministra de Fomento, en enero de 2009 tras una nevada que bloqueó el aeropuerto de Barajas. Ayer fueron PSOE y Podemos los que solicitaron depurar responsabilidades en Fomento. Las batallas políticas son irrelevantes y frustrantes para los ciudadanos, cuya exigencia se centra en aquello que parece un imposible con gobiernos de uno y otro signo: una gestión eficaz y coordinada del tráfico en caso de temporal.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress