Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 30 de diciembre de 2017
"Tenemos una amenaza nuclear, que no es buena para China", según EEUU

Trump acusa a China de vender petróleo a Corea del Norte

Guardar en Mis Noticias.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a arremeter contra China y su política hacia Corea del Norte debido a la supuesta venta ilegal de petróleo al régimen comunista, a pesar de las sanciones impuestas por Naciones Unidas.

[Img #67484]Poco después de que Trump reconociera a través de Twiiter sentirse "decepcionado" con el gigante asiático por violar el bloqueo, ha incidido aún más en su crítica hacia China a lo largo de una entrevista que publica el diario estadounidense 'The New York Times'.

 

El magnate ha llegado a amenazar a China con el poderío militar y nuclear de EEUU y con aplicar acciones comerciales agresivas contra Pekín. "Tenemos una amenaza nuclear, que no es buena para China", ha destacado el presidente, quien ha reclamado "mucha más" ayuda para presionar a Pyongyang, si bien reconoce que el presidente asiático, Xi Jinping, le "trató mejor que a nadie en la historia de China", en referencia al viaje de Estado que efectuó el pasado mes de noviembre.

 

El mandatario estadounidense ha insinuado que su paciencia puede terminar pronto, apenas unas horas después de que acusara a los chinos de enviar secretamente petróleo a Corea del Norte. Trump ha dicho, por primera vez, que había sido "blando" con China en los temas comerciales confiando en que esa postura le ayudaría a la hora de incrementar la presión contra Kim Jong Un.

 

"El petróleo está llegando a Corea del Norte. ¡Ese no era mi acuerdo!", ha exclamado. "Si no nos ayudan con Corea del Norte, haré lo que siempre he dicho que haría", ha advertido, en referencia a posibles acciones comerciales contra China.

 

Desde Pekín han negado las informaciones que publicó el jueves un diario surcoreano que afirmaba que barcos chinos y norcoreanos se han encontrado en el mar para transportar ilegalmente petróleo al régimen comunista.

 

EL BUQUE HONGKONÉS Y EL POLÉMICO CRUDO

Sin embargo, ya el viernes, las autoridades surcoreanas se han incautado del buque hongkonés que trasladó, el pasado mes de octubre y en secreto, toneladas de crudo a un barco norcoreano en aguas internacionales, en una operación prohibida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, según han confirmado el responsables del Gobierno de Corea del Sur.

 

Las autoridades aduaneras de Corea del Sur inspeccionaron el buque hongkonés 'Lighthouse Winmore' cuando entró en el puerto de Yeosu el 24 de noviembre, después de transferir, el 19 de octubre, 600 toneladas de petróleo refinado a un buque norcoreano.

 

La Resolución 2375 del CSNU, adoptada en septiembre, prohíbe a los países miembros transbordar entre barcos ningún artículo a Corea del Norte.

 

El buque con pabellón de Hong Kong fue alquilado por la compañía taiwanesa Billions Bunker Group y había visitado previamente el puerto de Yeosu, en la costa sur de Corea del Sur, el 11 de octubre, para cargar petróleo refinado japonés y dirigirse a su destino pretendido en Taiwán, según las autoridades.

 

Sin embargo, en lugar de dirigirse a Taiwán, el buque transfirió el petróleo al buque norcoreano 'Sam Jong 2' y a otros tres buques no norcoreanos en aguas internacionales.

 

Durante la inspección, las autoridades surcoreanas obtuvieron registros de navegación y el testimonio de la tripulación de que la transacción del petróleo fue ordenada por el grupo taiwanés. Pero el motivo del traslado con Corea del Norte todavía se desconoce, según ha informado la agencia oficial de noticias surcoreana Yonhap.

 

Corea del Sur mantendrá incautado el buque hongkonés durante unos seis meses, tiempo durante el cual se espera que Hong Kong presente una solicitud de liberación del buque.

 

El Consejo de Seguridad impuso la semana pasada una nueva ronda de sanciones que limitan el acceso de Pyongyang al petróleo refinado y al crudo. La ONU ha prohibido casi el 90 por ciento de las exportaciones y ha limitado las importaciones a cuatro millones de barriles anuales.

 

En este sentido, el portavoz del Ministerio de Defensa de China, Ren Guoqiang, ha negado la información surcoreana y ha asegurado que Pekín está cumpliendo las nuevas restricciones impuestas a Pyongyang.

 

En otro orden del cosas, Trump ha afirmado que considera que el fiscal especial Robert Mueller, que se encuentra al frente de la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, le tratará de manera imparcial, reiterando que "no hubo colusión".

 

LA INVESTIGACIÓN DE LA TRAMA RUSA, "MALA IMAGEN" PARA EEUU

Asimismo, el mandatario ha señalado que la investigación "da una mala imagen del país y lo pone en una posición muy mala", al tiempo que ha resaltado que "cuanto antes se solucione, mejor para el país".

 

En la misma, ha repetido su argumentación de que los demócratas se inventaron las acusaciones "como un engaño, una treta, una excusa por haber perdido las elecciones (presidenciales de 2016)".

 

De hecho, Trump ha sostenido que "todo el mundo sabe" que su círculo no cometió colusión con el Gobierno ruso, agregando que "las historias ciertas" son aquellas sobre demócratas que trabajaron con Moscú durante la campaña de 2016.

 

El mandatario ha expresado además dudas sobre cómo Mueller ha gestionado el caso de Tony Podesta, investigado por la relación de su empresa, Podesta Group, con un cliente enviado a ella en 2012 por Paul Manafort, antiguo jefe de campaña de Trump.

 

"¿Qué pasó con Podesta? Cerraron su empresa, cayó en desgracia, todo eso, y ahora no se oye nada", ha dicho, distanciándose además de Manafort, quien fue imputado en octubre. Así, ha señalado que Manafort trabajó más tiempo para otros candidatos y presidentes que para él.

 

Por otra parte, ha defendido su conocimiento sobre legislación en el país, asegurando que "sabe más que nadie sobre detalles acerca de impuestos" y que tiene más conocimientos "que ningún otro presidente de Estados Unidos" acerca de "los grandes proyectos de ley" que se debaten en el Congreso.

 

LOS MEDIOS LE APOYARÁN PARA NO PERDER AUDIENCIA

Por último, ha asegurado que los medios de comunicación harán una cobertura más favorable de su figura debido a que se benefician del interés que genera que él ocupe la Casa Blanca.

 

"Otro motivo por el que voy a lograr otros cuatro años (de mandato) es porque los periódicos, la televisión y otros tipos de medios caerán si no estoy allí, porque sin mí sus índices van a caer drásticamente", ha argumentado.

 

"Básicamente tienen que dejarme ganar. Finalmente, probablemente seis meses antes de las elecciones, me querrán porque estarán diciendo 'Por favor, por favor, no pierdas, Trump'. De acuerdo", ha remachado.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress