Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Sábado, 23 de diciembre de 2017

Inés y el reparto de sillas

Guardar en Mis Noticias.

Cuando hace unos días le pregunté a Inés Arrimadas, ¿dónde está el secreto de su éxito para que las encuestas le sitúen como ganadora de las elecciones catalanes? salió al paso matizando, inmediatamente, que no es un éxito suyo sino de su formación política y añadió, sin darse un respiro, que "Ciudadanos es un partido sin mochila, con las manos libres y limpias, sin complejos, preparado, con un proyecto y con gente que ha trabajado en el mundo real y tiene propuestas sensatas" , insistiendo en que "no hacemos promesas incumplibles, sino realistas y reformistas.

El 21-D podía haber sido su gran oportunidad para demostrar todas esas cosas. Tenía y tiene los ingredientes perfectos para triunfar: es joven, bien preparada, de verbo fácil y con un discurso ideológicamente muy amueblado, de centro en estado puro. Licenciada en Derecho y Administración y dirección de Empresas con un postgrado en Gestión Empresarial y negocios internacionales.

 

Es Consultora estratégica de profesión, fue galardonada como subcampeona en la categoría de "Joven europeo del año" en el 2014 y desde entonces, no ha parado de ascender profesional y políticamente, hasta llegar a ser la portavoz de la ejecutiva nacional, líder del partido catalán, y ahora ganadora de las elecciones en Cataluña en votos y escaños con un resultado histórico porque por primera vez un partido constitucionalista en Cataluña lograba vencer al independentismo. Sin embargo, el descalabro de sus posibles aliados especialmente el PP convirtieron su éxito en una amarga victoria y la noche electoral para ella y otros muchos lejos de ser plácida se transformó en pesadilla.

 

Con Inés, cuando la entrevistas, no hay preguntas sin respuesta y no tiene pelos en la lengua a la hora de desenmascarar a los independentista. Aún así al final de la campaña mantuvimos una conversación telefónica y se mostró prudente. Me dijo que ella no pensaba repartir la piel del oso antes de cazarlo ni sillas antes de tenerlas, aunque confiaba en poder conformar un gobierno constitucionalista liderado por quien más votos consiguiera, para así no enredar a Cataluña en modo día de la marmota.

 

Pero no ha podido ser. En el "día de después" se han sucedido las valoraciones y, se diga lo que se diga, la realidad de las urnas y las alianzas por espurias ideológicamente que puedan resultar sitúan a los
independentistas, de nuevo, en la cima del poder y al resto otra vez en la oposición. "Yo con quien tendría que sentarme es con quien ha ganado las elecciones que es la señora Arrimadas", contestó Rajoy cuando se le preguntó, en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, si se va a reunir con Puigdemont que ha vuelto a las andadas pidiendo reunirse con el presidente del Gobierno en cualquier país de Europa.

 

No es por pintar el horizonte de negro pero el hecho de que ninguno de los candidatos del independentismo, ni uno, admitiera, ni por supuesto felicitara a la ganadora de las elecciones nos da la medida de lo que nos espera.

 

Las urnas han hablado y en democracia la aceptación de los resultados, sean los que sean, es una norma de oro pero el panorama político se ha convertido en un sudoku de muy mala solución. De momento ciudadanos ha dicho que renuncia a liderar los contactos para formar Gobierno. "Vamos a ver qué pasa en las próximas semanas y qué hacen los separatistas. No vamos a adelantar escenarios. Veremos qué hace Carles Puigdemont. No se puede dar nada por hecho", dijo la candidata quejándose y con razón de que "faltó una ley electoral justa" tras su "pudo ser y no fue". Al menos le queda el regusto de haber sido la política más votada de Cataluña, incluso en el pueblo de Junqueras, y de haber conseguido una movilización enorme de los silentes.

 

Ahora nos daremos un mínimo respiro navideño y ¿luego qué? Una amiga mía lingüista de profesión cuando ya estaba casi todo el "pescado vendido" la noche electoral me escribió: ¿entonces otra vez a la casilla de salida? ¡Qué pereza! Pues... eso.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress