Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Domingo, 29 de octubre de 2017

El derrumbe de los héroes

Guardar en Mis Noticias.

A la espera de los movimientos de los cargos cesados, en virtud de la aplicación del artículo 155, Barcelona amaneció el sábado como si nada hubiera sucedido.

Ni Puigdemont se había hecho fuerte en su despacho, ni las barricadas cortaban las calles e incluso el director de los Mossos aceptaba su cese y se despedía agradeciendo el honor.

 

No quiere decir esto que el conflicto y la fractura de la sociedad catalana haya desaparecido. Pero la aplicación prudente del poder del Estado y, sobre todo, la rápida convocatoria electoral es la decisión política más adecuada para enfrentar el mayor desafío de la democracia española.

 

Queda también por saber si los partidos que, de forma vergonzante y sin enseñar sus papeletas, declararon la independencia van a participar en la nueva contienda electoral. Si sus actuales dirigentes, puede incluso que desde la prisión, van a encabezar las listas de sus siglas.

 

Pero lo que parece evidente es que, tras los sucesos de jueves y viernes, muchos independentistas de buena fe, que se creyeron a pie juntillas las promesas de sus gobernantes y que soñaron con las puertas abiertas a una arcadia feliz, deben sentirse frustrados, e incluso engañados.

 

La crónica de lo sucedido en la caótica mañana del jueves, con un Puigdemont negociando, por vías interpuestas, las condiciones para una convocatoria electoral. Su pretensión de obtener garantías de seguridad sobre su futuro procesal, la ruptura de la coalición de Junts pel Si, la negativa de Junqueras a asumir la presidencia de la Generalitat ante la amenaza de dimisión del President mientras los jóvenes en la calle le llamaban traidor, dista mucho de un relato heroico.

 

Si a todo esto le sumamos lo ocurrido en el pleno del Parlament del viernes, en el que Puigdemont se niega a subir a la tribuna para explicar, en sede parlamentaria, a los ciudadanos de Cataluña, la trascendencia de declarar la independencia y sus consecuencias. Si además el pleno se retrasa porque están negociando la forma de votar sin que se sepa que vota cada cual en un intento de librarse de las consecuencias penales de sus actos. Y si finalmente el Govern, con Junqueras y Puigdemont al frente, no tiene la gallardía política de desdoblar sus papeletas y enseñar a los miles de seguidores que en la calle les jalean envueltos en la estelada, que han votado sí a la promesa que les hicieron, el relato se derrumba.

 

Podría suceder que la frustración y el desencanto, sumados al miedo ante el coste económico en el PIB catalán, a los datos de paro que reflejará el INEM dentro de unos días, supongan un descenso en las expectativas de voto para las opciones independentistas. Pero todo dependerá de la eficacia, mesura e inteligencia con la que se administre de forma interina la autonomía.

 

En el victimismo que ha sustentado el discurso independentista algunos dirigentes comparaban el ansia de independencia de Cataluña con hitos históricos como la separación de la India de Gran Bretaña o el final del apartheid en Sudáfrica. Los ciudadanos de Cataluña han aprendido estos días que sus líderes, además de utilizar en su provecho ejemplos de imposible aplicación, carecían de la brillante madera de héroes que demostraron Mahatma Gandhi y Nelson Mandela.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 5 de noviembre de 2017 a las 09:31
Miquel Mora Previ
Buenos días, mi comentario no va dirigido a un artículo concreto sino al posicionamiento actual de la Señora Lafora.
He sido lector y seguidor fiel de la Sra.Lafora, desde que la descubrí en su etapa en CNN+, precisamente por lo que de admiración despertaba en mi su alta preparación, imparcialidad y profesionalidad. Lamentablemente a día de hoy no puedo seguir diciendo lo mismo cuando muy sorprendente y tristemente la encuentro siempre posicionada desde amargos comentarios a una realidad, la catalana, que parece ni conocer ni comprender como les ocurre a la inmensa mayoría fuera de Cataluña y principalmente en los radicales foros anticatalanes de Madrid. Simplemente escribo estas líneas que sé resultarán del todo inútiles porque precisamente admiraba a la señora Lafora por ser a mi juicio una gran profesional algo que va ineludiblemente unido a la imparcialidad cosa que a mi parecer ha perdido del todo Victoria Lafora a día de hoy. Tristeza pues por otro referente perdido. Pocos nos quedan a día de hoy en un Estado Español mediocre y desnortado que, en política, más bien parece la España de finales del sg XIX.
Siempre nos queda el Maestro Iñaki Gabilondo. Aprenda de él Sra. Lafora.

MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress