Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Miércoles, 25 de octubre de 2017

Agamenón y su porquero

Guardar en Mis Noticias.

Estos son días convulsos, donde la política se ha llenado de pasión y también de vehemencia. Pero la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero y en el relato, inventado de los independentistas , hay un cúmulo de mentiras que deben ser desenmascaradas de una vez por todas pase lo que pase con o sin la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Estos son días donde hay que solemnizar lo obvio como que España es un Estado social democrático y de derecho, una democracia consolidada y plenamente integrada en la Unión Europea, respetuosa con los derechos fundamentales. Hay que repetirlo muchas veces porque algunos están haciendo un dibujo de nuestro país en blanco y negro sin matices, donde parece que hemos regresado a los oscuros años 30 como si el tiempo se hubiera detenido por el capricho de un ramillete de políticos de medio pelo e inconscientes que están empeñados en llevarnos al abismo. Se aplique o no el famoso artículo, Puigdemont es un cadáver político que por salvar su pequeñísimo ombligo se va a llevar por delante la economía próspera de una tierra rica como es o mejor dicho era Cataluña.

 

Uno de los mitos que hay que desmontar económicamente hablando es el España nos roba y no sólo porque quienes han robado a manos llenas a los catalanes han sido sus gobernantes los Pujol y Cía que hicieron de las arcas públicas su plan de empleo familiar, sino porque se han aportado reiteradamente informaciones falsas. La Generalitat históricamente ha empleado datos de las balanzas fiscales para trasladar a la opinión pública que Cataluña es maltratada fiscalmente y no es cierto.

 

Otra mentira desmentida por los hechos en el corto plazo ha sido la afirmación del poderoso Oriol Junqueras de que finalmente no habría una fuga de empresas de Cataluña y ya van más de mil. "Ya veremos. Vaticinios de este tipo se han hecho otras veces y de momento no han sucedido nunca". Respondió el vicepresidente económico del Ejecutivo catalán, el pasado día 5 ante la posible marcha de Banco Sabadell. Lo decía minutos después de que la entidad comunicara a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que esa tarde su consejo iba a decidir su traslado. Apenas cinco horas después, esa realidad se consumaba: el Sabadell no solo se llevaba su sede social, sino también su domicilio fiscal a Alicante. Desde entonces, y pese a la salida masiva de firmas, el discurso de Junqueras ha consistido en minimizar la fuga de empresas, advertir de que regresarán cuando se consume la independencia y culpar al Gobierno central de esas salidas.

 

Lo cierto es que la fuga imparable, la inseguridad jurídica hace temblar a las empresas y cada día que pasa la cosa va a peor. Hace apenas una semana en esta misma columna comentaba que la relación de bancos y empresas que han abandonado ya su domicilio social catalán o están dispuestos a hacerlo tiene un valor de mercado que equivale a cerca del 50% del Producto Interior Bruto de Cataluña, lo que debilita de forma extrema cualquier proyecto de independencia. Lo dicho aunque algunos insisten en que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad, al final el engaño se termina por descubrir y la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress