Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 28 de mayo de 2017

Brecha generacional en el PSOE

Guardar en Mis Noticias.

Siempre existió la izquierda a la izquierda del PSOE e incluso un ala izquierda en el PSOE. No es ninguna novedad lo que a veces se quiere presentar como tal.

La diferencia está en que nunca hubo una izquierda tan ineficaz como la actual, lo cual explica que el PP, dañado por la corrupción y los recortes, se mantenga a flote y siga en el Gobierno. Dicho de otro modo: los estrategas del PP y sus medios afines hacen mejor el trabajo que sus adversarios del PSOE, tal vez porque estos últimos perdieron el rumbo, se desunieron y también se quedaron sin importantes apoyos mediáticos.

 

Sea o no completamente cierto el análisis de Alejo Vidal-Quadras -"Podemos fue una creación del PP para dividir al PSOE"-, las palabras del ex vicepresidente del Parlamento Europeo y alto cargo del Partido Popular sorprenden cada vez menos cuando recuerda que "Pablo Iglesias está ahí porque el PP lo ha creado", una vez que "el PP le ha hecho crecer en los medios de comunicación para debilitar al PSOE y garantizarse el poder".

 

A diferencia del PSOE, Podemos no es una amenaza para el PP ni lo será nunca, salvo que desaparezca la clase media, lo cual parece improbable: España no es Venezuela. Y menos aún, tras relegar a Íñigo Errejón. A día de hoy, las cosas están mucho más claras y el PSOE tiene todo a su favor para iniciar la remontada. De la mano de Pedro Sánchez se convierte en el primer gran partido donde se produce la brecha generacional, bajo un nuevo esquema organizativo: un líder de militantes, simpatizantes y votantes. Nada muy distinto de los exitosos modelos de Bill Clinton en las filas demócratas o de Tony Blair en el laborismo. Su objetivo es alcanzar la inmensa mayoría de los votos que, en el eje del 0 (izquierda) al 10 (derecha), están entre el 3 y el 7.

 

Pedro Sánchez -máxime si, como parece, se deja asesorar por Josep Borrell- tiene todas las de ganar en un país donde, una vez recuperado el nivel del PIB previo a la crisis, alguien tendrá que saber repartirlo mejor, para que España sea menos desigual, tenga menos precariedad y, en definitiva, la clase media recupere masa crítica. Al tiempo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress