Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 5 de mayo de 2017

El precio de las no elecciones

Guardar en Mis Noticias.


El acuerdo PP-PNV trasciende con mucho a los Presupuestos cuyas enmiendas a la totalidad fueron rechazadas ayer por el pleno del Congreso.

No hay que realizar un especial esfuerzo de memoria para saber que no es la primera vez que los nacionalistas vascos acuerdan con los populares. Siempre, antes y ahora, han sido criticados por los que no han sido protagonistas de los mismos, pero como ya todos nos vamos haciendo mayores es difícil imaginar a un Gobierno en minoría, del signo que sea, rechace para su supervivencia un acuerdo por "caro" que sea.

 

Ayer mismo, el ministro Montoro dijo que las cifras del coste del acuerdo con el PNV que se viene manejando no se ajusta a la realidad, que todavía queda camino para fijar la cifra definitiva y que, en todo caso, se ha desbloqueado un asunto pendiente desde hace más de siete años. Los nacionalistas, por su parte, han encontrado el momento y las circunstancias propicias para poner encima de la mesa la renegociación del cupo que, por otra parte ha sido una reivindicación permanente desde hace más de un quinquenio.

 

A la espera de las cifras definitivas que en ningún caso debe desatender u obviar el principio de solidaridad, el acuerdo PP-PNV es el acuerdo que ha permitido no acudir de nuevo a las urnas que es algo más que salvar unos presupuestos. Dadas las circunstancias si los presupuestos ya en el Congreso y que aun esta pendientes de complejas negociaciones sectoriales, no salieran adelante, la alternativa, la única alternativa hubiera sido un adelanto electoral.

 

El acuerdo PP-PNV, en su vertiente estrictamente política, en el fondo, ha salvado los muebles a todos porque a nadie, tampoco al PP, le convienen unos comicios a la vuelta del verano. Es al PNV, probablemente, al único partido que una cita con las urnas no le resulte agobiante, con el añadido que este acuerdo con el PP no va a tener para el partido de Urkullu el más mínimo coste político o electoral. Más riesgos asume Ciudadanos que es un partido, que como reconocen muchos de sus dirigentes, necesita adquirir "poso" de cara a unos nuevos comicios. Para ello, Rivera y su equipo necesitan tiempo.

 

Sus señorías no se movieron de sus escaños y no pocos estaban interesados por saber "como van las cosas por Ferraz". Mientras ellos votaban, en la sede central del PSOE se contaban con lupa los avales presentados por los candidatos a primarias. No ha habido sorpresas en lo que a Susana Díaz y Patxi López se refiere, pero pocos contaban con que Pedro Sánchez lograra casi 58.000 avales. En el PSOE, a diferencia del Congreso de Diputados, se mueven todos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress