Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Viernes, 5 de enero de 2018

De disparate en disparate

Guardar en Mis Noticias.

Carles Puigdemont quiere repetir como presidente de la Generalitat pero eso sí, de manera telemática o virtual.

El expresidente sabe que si regresa a España tendrá que responder ante la Justicia de sus actuaciones en contra del ordenamiento jurídico, es decir su "golpe" contra la Constitución.

 

Su partido, Junts per Cataluña defiende en público que no hay inconveniente en que Puigdemont repita como presidente, aunque, eso sí, en privado algunos de sus dirigentes reconocen que es imposible que eso suceda. En Esquerra Republicana también defienden que su candidato Oriol Junqueras pueda ser presidente de la Generalitat aunque sea desde la cárcel.

 

A veces me pregunto si realmente los dirigentes independentistas se creen lo que dicen o hacen estos brindis al sol para seguir alimentando el disparate en que han convertido la política en Cataluña. Pretender ser presidente de una institución como la Generalitat desde Bruselas es lisa y llanamente además de un disparate una solemne majadería. Y pretender lo mismo desde la cárcel es otro disparate y otra majadería.

 

Los ciudadanos de Cataluña, incluidos claro los votantes independentistas, se merecen que se les tome en serio. Pero a la vista está que ni Puigdemont ni Junqueras lo hacen. La realidad es que su pretendido martirologio empieza a provoca más hastío que otra cosa.
 

En fin, habrá que esperar a ver si los sectores más sensatos del independentismo asumen de una vez por todas que no les queda otra opción que respetar la legalidad y que, por tanto, sea cual sea el gobierno que pacten, este tendrá que ponerse a trabajar para resolver los problemas de sus conciudadanos en vez de seguir sumiendo a Cataluña en el caos, y sobre todo empobreciéndola.
 

El resultado de las urnas imposibilita un gobierno constitucionalista de manera que es evidente que serán las opciones independentistas las que gobernarán y sería deseable que dejaran de montar numeritos y hacer brindis al sol y se pusieran a trabajar en serio. Hasta ahora van de disparate en disparate y el último disparate es que propongan a Puigdemont o a Junqueras como candidatos a la Generalitat. Como dice el refrán: lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress