Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Jueves, 28 de diciembre de 2017

Peor que un error

Guardar en Mis Noticias.

Aunque Mariano Rajoy habría hecho carrera en Delfos dada su inclinación a oscurecer su pensamiento para protegerse de los efectos políticos de sus decisiones hay que reconocer que en lo tocante al horizonte de la legislatura ha sido claro. Su intención es agotarla.

El mensaje, en sí, no tendría más trascendencia de no ser por la precariedad parlamentaria del Partido Popular. Hasta ahora han contado con el apoyo de Ciudadanos y de los pequeños partidos con representación en el Congreso pero en el futuro las cosas podrían cambiar.  El PP no ha digerido el batacazo de las elecciones catalanas y lleva muy mal la victoria cosechada por Ciudadanos el 21D.

 

Tan mal como para promover una campaña -a mi modo de ver, errática- contra el partido que lidera Albert Rivera. El temor a que el triunfo de Inés Arrimadas en Cataluña (más de 1.200.000 votos) pudiera ser el prólogo de lo que podría pasar en el resto de España, les tiene trastornados. Desde los tiempos en los que el PP heredó algunas de las familias perdidas en el desierto tras la desintegración de la UCD, los populares han dominado el centro derecha político. Hasta la aparición de Ciudadanos no tenían competidores en ése territorio. Pero éste partido nacido en 2005 en Cataluña al calor de la soledad en la que se encontraban los constitucionalístas ha dado frutos y a los miembros del sanedrín de Génova les tiene de los nervios. Tanto como para cargar contra Rivera y los suyos en lugar de abrir un período de reflexión para determinar los errores propios cometidos en la gestión de la crisis catalana. Errores, esencialmente del Gobierno (la burla de las urnas, la actuación el 1 de Octubre, los fallos de información), pero también del partido (los recursos ante el TC, etc).

 

Rajoy tiene dicho que quiere agotar la legislatura pero tal objetivo no depende únicamente de su voluntad. Quien tiene la silla alquilada no se sienta cuando quiere. Arremeter contra Ciudadanos es algo más que un error, puede ser el principio del réquiem del PP como fuerza hegemónica en el centro de derecha española. Al tiempo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress