Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Jueves, 7 de diciembre de 2017

Jerusalén

Guardar en Mis Noticias.

Hay ciudades a las que la Historia apellida santas pero llevan en su seno el signo de la tragedia. Jerusalén es una de ellas. Ungida por los cielos; coronada por la Biblia, los Evangelios y el Corán como centro sensible de las tres religiones monoteístas, en su misterio anida su tragedia. Siempre disputada, conoció cien guerras y en la última volvió del lado de Israel. Sobre ella se cierne ahora otro conflicto.

Esta vez de la mano de un actor político insensato: Donald Trump. El presidente de los EE.UU. se apresta a reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel trasladando la Embajada que tiene la sede en Tel Aviv, como la de los restantes países que reconocen al Estado judío. Es obligado recordar que durante la campaña electoral Trump anunció que reconocería a Jerusalén como capital de Israel, pero pocos concedieron crédito a una promesa que fue interpretada como un guiño al poderoso lobby judío americano.

 

Dada la explosiva situación por la que atraviesa la región (con las guerras de Siria y Yemen abiertas y los recientes atentados terroristas en el Sinai egipcio) y conocida la posición histórica de los palestinos que reclaman para sí la ciudad, semejante movimiento diplomático podría provocar una revuelta. Una nueva intifada. Por boca de Federica Mogherini, alta representante de la UE para AAEE, en el transcurso de un encuentro con Rex Tillerson , secretario de Estado norteamericano, Europa le ha dicho a Washington que para resolver el estatus de Jerusalén como futura capital de los dos Estados ( Israel y Palestina) "hay que encontrar un camino abierto a la negociación de manera que puedan cumplirse las aspiraciones de ambas partes".

 

También el Papa Francisco ha reconocido su preocupación por este asunto. Cordura, prudencia, serían las palabras del momento. Pero Trump es Trump y parece que vive a gusto pisando charcos. Algunos manifiestamente evitables como éste. Si traslada la Embajada, Jerusalén podría ser, una vez más, un lugar de tragedia. Es su sino histórico.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress