Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Jueves, 7 de diciembre de 2017

Animales, no mascotas

Guardar en Mis Noticias.

La próxima semana, el Partido Popular llevará al Congreso de los Diputados una proposición para reformar las leyes que en su estado actual otorgan a las "mascotas" la condición de "cosas". Pues bien; lo primero que tiene que hacer el proponente es dejar de llamar mascotas a los animales, y lo segundo, dejar de promover, fomentar y subvencionar el conjunto de sevicias que aún se perpetran en España contra toros, novillos, becerros y vaquillas en sus diversas y sanguinarias modalidades.

Está muy bien eso de conceder a los animales una condición legal superior a la de "cosa", pero bastaría con reconocérsela. Lamentablemente, la iniciativa parlamentaria del PP no parece orientarse al reconocimiento de los animales, sean éstos domésticos o salvajes, no sólo como sujetos de derecho, sino como criaturas merecedoras del máximo respeto y, por su inocencia, de la máxima protección, sino a su perfilamiento jurídico como cosas precisamente en los pleitos, transacciones, divorcios, embargos, herencias y demás movidas de los seres humanos. O dicho de otro modo: lo que se pretende con esa propuesta es que los animales dejen de ser una cosa ante la ley para convertirse en otra. En otra "cosa".

 

Se siguen vendiendo animales en las tiendas y por Internet como si fueran cosas, y seguirán vendiéndose como tales con la reforma pepera. Los papás y las mamás seguirán regalando a sus vástagos cachorros/cosa para que a muchos los abandonen según crezcan un poco, seguirán padeciendo intemperie y fatigas los caballos de los coches de tiro que pasean a los turistas, se seguirá esparciendo veneno por las calles para liquidar a los gatos ciudadanos, seguirán los tramperos poniendo lazos a los pájaros y ballestas a los zorros, seguirán tantos cazadores disparando por el campo a cuanto se mueve, y seguirán los zoológicos exhibiendo encarceladas a soberbias criaturas, muertas de pena.

 

Tiene fama el PP de poco amigo de reformas positivas, pero mejor, si todas sus reformas son como ésta del antropocentrismo más radical, que no lo sea, que no reforme nada.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress