Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Martes, 5 de diciembre de 2017
remitido

Tendencias en la celebración de bodas

Guardar en Mis Noticias.

Los detalles en estas celebraciones han evolucionado en los últimos años. Ahora, la instalación de un photocall y de letras gigantes con los nombres de los novios las hacen más divertidas

[Img #66654]La celebración de bodas ha cambiado mucho en los últimos años. Si lo comparamos con la celebración de esta efeméride en la vida de nuestros abuelos prácticamente podríamos decir que eran eventos distintos. Por ello, en este artículo queremos mostrar algunos de los nuevos elementos que se han ido incorporando en estas celebraciones y algunas de las nuevas tendencias que marcan las bodas con el objetivo de hacerlas más divertidas y, tal vez, menos solemnes.

 

En este sentido, una de los cambios más relevantes se ha producido en el lugar en el que se celebran los convites. El cambio ha sido radical y una gran parte de las parejas opta por alquilar una finca, una cosa o una masía con la finalidad de hacerla más personal y menos protocolaria como sucede cuando se realizan en un hotel.

 

Entre los motivos que han propiciado esta preferencia destacan dos. Por un lado, el coste suele ser más competitivo que el de los tradicionales hoteles o salones  que, normalmente, te obligan a contratar con ellos una serie de servicios que encarecen el presupuesto final. Por otro lado, destaca el hecho de que estas fincas o masías, situadas en el exterior de los núcleos urbanos, ofrecen un paisaje más bonito, al aire libre y con zonas ajardinadas que no pueden encontrarse en los hoteles de una ciudad.

 

Este hecho, además, también propicia que el espacio sea más amplio, lo que hace que la comodidad de los invitados sea mayor. Por ello y gracias precisamente a este mayor espacio, uno de los últimos elementos decorativos que se han introducido en las bodas consiste en la colocación de letras de boda. Normalmente situados en la entrada de la finca o en el patio donde la gente se reúne para comer o para bailar, estas letras son un importante reclamo a la hora de hacerse fotos.

 

Sobre todo si este nuevo elemento decorativo está compuesto por letras gigantes. Las letras pueden hacer referencia a cualquier palabra, aunque lo normal es utilizar la palabra amor, tanto en español como en inglés (love). Asimismo, también es frecuente que se instalen las letras con las iniciales de las dos personas que se van a casar e incluso el nombre completo de cada uno de ellos.

 

Esta colocación es un reclamo para los invitados y da mucho juego a la hora de hacerse fotos en la boda. Los novios que apuestan por la colación de ellas, que pueden ser en letras de corcho, siempre las utilizan y las reservan para hacerse las fotos de boda que, al final, formarán parte de su personal book fotográfico.

 

El mayor espacio y el entorno más al aire libre también han incidido en el menú de los banquetes. En concreto, la tendencia consiste en eliminar el tradicional banquete con un menú cerrado en favor de un buffet. De hecho, la organización de los invitados también ha cambiado hasta tal punto que muchas de las bodas que se realizan hoy en día carecen de mesas organizadas por grupos, optando por mesas altas en las que poder comer el buffet que sirven los camareros.

 

La música también ha cambiado 

 

La música también ha evolucionado en las bodas. Sobre todo en lo que se refiere a si la música es en directo o grabada y cuyo responsable es un dj. Y es que, los últimos años han estado caracterizados por la preferencia en la contratación de músicos profesionales que durante unas horas actúan en directo.

 

Esta elección permite crear una atmósfera especial en el ambiente de la boda. Además, los grupos también pueden ser capaces de modificar y personalizar alguno de los temas elegidos por la pareja, haciendo unas versiones más rápidas o lentas según sus gustos. Esto deja huella tanto en los novios como en los invitados, dando mucha personalidad al convite. 

 

No obstante, uno de los últimos reclamos que está causando furor en las bodas es la instalación de un photocall para bodas. Algo tan sencillo se ha convertido en un auténtico éxito, ya que los asistentes no dudan en hacerse cientos de fotografías con sus amigos, familiares e incluso con desconocidos. 

 

Existe una gran variedad de photocall que pueden escogerse en función de los gustos de los novios y de su personalidad. Y es que, como el resto de los cambios que se han producido en la organización de estos eventos, todos van encaminados a hacer unas bodas más originales, divertidas, que fomenten la participación de los asistentes.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress