Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 2 de diciembre de 2017

Sonic Forces, una nueva carrera con final agridulce para el erizo azul de SEGA

Guardar en Mis Noticias.

Los más nostálgicos del videojuego se han tenido que enfrentar desde principios de los noventa a la clásica pregunta: ¿eres más de Mario o de Sonic? SEGA desarrolló el primer videojuego del famoso erizo azul en 1991 para competir con la intocable hegemonía del fontanero de Nintendo. Y aunque durante un tiempo la batalla estuvo igualada, los títulos desarrollados en los últimos años dejan claro que Sonic está varios pasos por detrás de Mario. 

[Img #66593]Cada vez que Nintendo pone a la venta un nuevo juego del fontanero italiano, crítica y jugadores tiene opiniones unánimes acerca de su buena calidad. No se puede decir lo mismo en el caso de SEGA con Sonic, que si bien ha ofrecido títulos con muy buen recibimiento (Sonic Mania), otros no han generado tanta expectación (Sonic Boom). Una senda que SEGA también recorre con el último lanzamiento de la saga, Sonic Forces, que si bien destaca por su historia y los personajes, se queda a medio camino en apartados como la dificultad, los niveles y la duración.


   Al contrario que en otros títulos, el objetivo de Sonic no es impedir que el Doctor Eggman conquiste el mundo. En Sonic Forces el mundo ya ha sido conquistado por el doctor y su nuevo aliado, el misterioso villano Infinite, por lo que el erizo y sus aliados tendrán la misión de liberar las regiones del planeta conquistadas por los robots de Eggman. Una trama postapocalíptica que si bien hemos visto en otros videojuegos, da un aire nuevo y fresco a la saga. 


   Pero Infinite y Eggman no son los únicos personajes a los que el jugador se tendrá que enfrentar en Sonic Forces. Precisamente, uno de los puntos más fuertes de este título es la inclusión de villanos clásicos muy recordados por los jugadores más veteranos como Metal Sonic, Zavok y Chaos. Pero el plantel de los aliados de Sonic tampoco se queda atrás, pues en las cinemáticas y en los diálogos aparecen personajes de peso en la historia y en la saga como Tails, Knuckles, Amy Rose o Shadow. 


   Sin embargo, el jugador solo podrá a utilizar a tres personajes dependiendo del nivel en el que se encuentre. Por un lado, está Sonic, que se ocupará de los rápidos y vertiginosos niveles en 3D pero también protagoniza algunas pantallas en 2D. Por otro, se encuentra Sonic Clásico, que se encargará de los niveles 2D con una jugabilidad mucho más arcade. 


   Sin embargo, la incorporación más destacada al plantel de personajes jugables es el héroe personalizable. Al principio de Sonic Forces, el usuario puede crear un personaje propio a partir de siete bases de animales (lobo, conejo, gato, perro, oso, pájaro y erizo) que tendrán una característica especial dependiendo de la especie. Por ejemplo, el pájaro puede dar un doble salto, y el conejo tiene mayor tiempo de invencibilidad tras ser dañado. El título cuenta con una amplia capacidad 
de personalización para este personaje, con grandes cantidades de colores, prendas de ropa y artículos desbloqueables para adornar al animal. Sin duda, uno de los grandes aportes que ofrece Sonic Forces.


JUGABILIDAD NUEVA Y CLÁSICA


   Al igual que Sonic, el personaje creado por el jugador también es muy rápido, aunque carece de los ataques clásicos del erizo azul como el ataque teledirigido o la velocidad turbo. Sin embargo, el héroe personalizable suple esta carencia con el uso de los Wispons, un gancho que sirve para balancearse, adherirse a las superficies y trampolines de los niveles y enganchar a los enemigos cercanos para atacarlos. 


   Conforme el jugador va avanzando en el juego, irá desbloqueando diferentes armas para acoplar en el Wispon como lanzallamas y pistolas de rayos con los que atacar a los enemigos, aunque quizá de una forma demasiado sencilla. Y es que con solo pulsar el botón correspondiente, el arma puede vencer a una gran cantidad de robots en apenas segundos. 


   En cuanto a Sonic y su contraparte clásica, SEGA ha apostado por mantener los sencillos controles intuitivos y no añadir nada nuevo, cosa que se agradece al tener que recorrer escenarios a velocidad 'supersónica' a la vez que se lidia con una gran cantidad de enemigos robóticos. El Sonic actual mantiene el 'homing attack' (ataque teledirigido) que permite atacar uno a uno a los enemigos pulsando repetidamente el botón, mientras que el Sonic clásico recupera el 'spin attack' con el que rueda a una gran velocidad para destruir robots. Además, esta versión del personaje también puede eliminar enemigos al saltar sobre ellos. Simple, pero efectivo.

ESCENARIOS EN 2D Y 3D


   Si bien Sonic Forces trata bien a los personajes con los que hay que jugar, no se puede decir los mismo de los niveles que hay que superar. Tal y como hemos comentado antes, este título vuelve a utilizar la fórmula de combinar niveles en 3D y 2D. Incluso en alguna de las pantallas habrá que jugar en los dos formatos, aunque en ocasiones el cambio de dimensiones puede ser algo brusco. Y es que pasar de la velocidad 'supersónica' del 3D al ritmo más pausado y con más saltos del 2D le rompe el ritmo a cualquiera.


Los niveles en 3D son los más vertiginosos y rápidos, en los que el jugador tendrá que tener una enorme capacidad de reflejos si quiere superarlos sin caer por los abismos o darse de bruces contra un robot. Esto no se debe a la dificultad de los niveles (hablaremos sobre ello más adelante), sino a que el diseño de algunos niveles parece estar pensado para que el jugador tenga que volver a correr al menos una vez más. Un ejemplo de ello se da en las barras deslizantes, un desafío muy entretenido en el que habrá que cambiar de barras para superar obstáculos o abismos. Sin embargo, la posición de la cámara y la enorme velocidad hace que sea muy difícil acertar la dirección correcta a la primera. Y esto se da en las barras como en otros elementos.


   Por otra parte, las pantallas de 2D son las más entretenidas, con una gran cantidad de caminos diferentes para llegar a la meta en las que se combina la velocidad con ritmos más pausados y plataformeros en los que saltar será la clave. Básicamente, un homenaje a los primeros títulos del erizo azul. Sin embargo, estos niveles también tienen sus defectos, como el hecho de que el personaje se vea demasiado pequeño en ocasiones, por lo que se puede perder su pista y acabar cayendo en un abismo. Además, hay zonas 2D donde el escenario se confunde con el fondo, algo que puede llevar al jugador a saltar a una plataforma que en realidad no existe.


   En cuanto al apartado gráfico, Sonic Forces recibe un aprobado alto. El título recoge niveles clásicos como Green Hill y les da una perspectiva 3D con un acabado notable, y añade otros nuevos con escenarios apocalípticos y destruidos que son también una gran aportación. El diseño de los personajes es correcto, apostando por lo conocido y desechando las nuevas apariencias que trajo Sonic Boom y que tantas críticas cosechó. Y en cuanto al sonido, Sonic Forces se merece un sobresaliente. La música, con un aire industrial y electrónico que también recuerda a los temas clásicos, encaja perfectamente con el diseño gráfico de los niveles.


LA DIFICULTAD NO ACOMPAÑA

   
   Sonic Forces, una nueva carrera con final agridulce para el erizo azul de SEG   Sin contar con los niveles sorpresa, Sonic Forces cuenta con 30 niveles que cualquier jugador sin mucha experiencia se puede pasar en unas tres o cuatro horas. La corta duración es uno de los grandes lastres del juego, que deja al jugador con ganas de más incluso con la posibilidad de repetir los niveles para mejorar la puntuación. 


   El equipo desarrollador de Sonic Forces podría haber paliado esta desventaja puliendo la dificultad de los niveles para que los jugadores se motiven a superarlos con la mayor puntuación y el menor tiempo posible. Desgraciadamente, esto no ha sido así. Excepto los últimos niveles y algunos jefes, la gran mayoría de las pantallas se pueden superar sin morir ni una vez. Y aunque el diseño de los niveles pueda causar algún problema con caídas inesperadas y pérdidas de tiempo, lo normal es que cualquiera pueda superarlos con una puntuación de A o S.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress