Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Domingo, 3 de diciembre de 2017
y no los ctenóforos como se creía, según un estudio

Las esponjas simples son los ancestros más antiguos de los animales

Guardar en Mis Noticias.

Una nueva investigación dirigida por la Universidad de Bristol ha resuelto el debate más acalorado de la biología evolutiva: el origen de los animales. La investigación revela que son las esponjas morfológicamente simples, en lugar de los ctenóforos anatómicamente complejos --especies marinas que se asemejan a medusas--, quienes representan el linaje más antiguo de los animales vivos.

[Img #66575]Aunque análisis genómicos recientes han experimentado el denominado 'efecto flip-flop' (concepto para hacer referencia a resultados ambiguos o no concluyentes) entre si las esponjas o los ctenóforos --también denominados 'portadores de peines'-- eran los antepasados más profundos de los seres vivos, por lo que los principales expertos sugirieron que los datos disponibles no podrían resolver este problema específico. Sin embargo, una nueva investigación liderada por la Universidad de Bristol ha identificado la causa de este efecto ambiguo y, al hacerlo, ha revelado que son las esponjas el linaje más antiguo.

 

El profesor Davide Pisani de las Escuelas de Ciencias Biológicas y de la Tierra de Bristol es quien ha dirigido el estudio, publicado este jueves, 30 de noviembre, en 'Current Biology', con colegas del Instituto de Tecnología de California (Caltech, en Estados Unidos), Ludwig-Maximilians-Universität (LMU) en Munich (Alemania), y otros institutos de todo el mundo, que analizaron todos los conjuntos de datos genómicos clave publicados entre 2015 y 2017.

 

"El hecho es que las hipótesis sobre si las esponjas o los 'portadores de peines' llegaron primero sugieren historias evolutivas completamente diferentes para sistemas de órganos de animales clave, como los sistemas nervioso y digestivo", explica Pisani, que asegura que, por tanto, conocer el orden correcto de ramificación en la raíz del árbol animal es fundamental para comprender la evolución del ser humano y el origen de las características clave de la anatomía del animal.

 

En esta nueva investigación, el profesor Pisani y sus colegas utilizaron técnicas estadísticas de vanguardia (Análisis Predictivo Posterior) para evaluar si los modelos evolutivos usados habitualmente en filogenia pueden describir adecuadamente los conjuntos de datos genómicos utilizados para estudiar la evolución animal temprana. Así, descubrieron que, para el mismo conjunto de datos, los modelos que pueden describir mejor los datos favorecen a las esponjas en la raíz del árbol animal, mientras que los modelos que fracasan en describir los datos favorecen a los 'portadores de peines'.

 

EFECTO FLIP-FLOP

 

 

"Nuestros resultados ofrecen una explicación simple para el 'efecto flip-flop' discutido de manera convincente por el profesor David Hillis en una reciente entrevista en 'Nature", añade Pisani.

 

Por su parte, el doctor Dohrmann de la LMU señala que los resultados de su nuevo estudio "racionalizan este efecto e ilustran cómo se pueden sacar conclusiones sólidas de conjuntos de datos intercambiables".

 

Un conjunto de datos de 'flip-flopping' es un conjunto de datos que admite diferentes historias evolutivas o árboles filogenéticos, cuando se analizan utilizando diferentes modelos evolutivos, según explica el profesor Gert Wörheide, también de la LMU. "Discriminar entre hipótesis alternativas frente a un conjunto de datos cambiantes requiere aclarar cómo de buenos son los modelos que sustentan árboles filogenéticos alternativos --especifica--. Los análisis predictivos posteriores nos permiten hacer exactamente eso".

 

Así, afirma que encontraron que los modelos que describen los datos de manera invariable identifican a los 'portadores de peines' en la raíz del árbol, mientras que los modelos que describen mejor los datos invariablemente encuentran en esa escala a las esponjas.

 

La evidencia de los 'portadores de peine' como el primer linaje animal de ramificación surgió por primera vez en 2008, hace una década, en el primer análisis filogenómico a gran escala de los animales 'phyla'. "Ahora tenemos mejores herramientas analíticas y datos, y este estudio desafía seriamente el 'status quo' aceptado", concluye Pisani, ya que "la filogenómica --el uso de datos genómicos en filogenia-- es una ciencia relativamente nueva". 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress