Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Viernes, 1 de diciembre de 2017

La encrucijada

Guardar en Mis Noticias.

Martín Shultz tiene que tomar una decisión harto difícil: volver a pactar con Angela Merkel para que esta continúe gobernando o por el contrario mantener su compromiso de no volver a apoyar a los democristianos alemanes lo que supondría cerrar la puerta a un acuerdo y por tanto un adelanto electoral.

Lo cierto es que la socialdemocracia alemana se ha ido desdibujando a cuenta de pactar con la CDU. Los ciudadanos alemanes han terminado por no ver grandes diferencias entre ambos partidos y lo que es peor, los votantes socialdemócratas se han terminado refugiando en otras opciones de izquierda. Es decir, los votantes del SPD no han sido capaces de valorar que muchas de las políticas de cariz más social y progresista de Angela Merkel lo eran como consecuencia del pacto de coalición.

 

La canciller Angela Merkel lleva muchos años gobernando y las urnas han denotado que los alemanes sienten un cierto cansancio, a eso hay que añadir la aparición de un partido populista a la derecha de la CDU que sin duda les ha restado votos. El caso es que Merkell no dispone de mayoría para poder formar un gobierno estable y duradero y sus conversaciones con otros partidos del espectro político alemán han fracasado, de ahí que haya vuelto los ojos hacia el SPD.

 

Si Martin Shultz pacta con Merkel quedará rematadamente mal ante los propios votantes de su partido por mas que pueda disfrazar su probable marcha atrás diciendo que consultara a las bases del SPD y que serán estas quienes tengan la última palabra.

 

Ya ven que se ha puesto de moda lo de recurrir a las "bases", resulta es muy socorrido porque así los líderes se evitan ser responsables de decidir. O sea lo que hacen es negarse a asumir una decisión por si se equivocan.

 

Europa entera tiene la mirada puesta en Alemania. Angela Merkel no quiere ni gobernar en minoría ni convocar nuevas elecciones y ha colocado la pelota en el tejado de Martín Shultz y este a su vez le ha trasladado la responsabilidad a los militantes del SPD.

 

No sé pero me parece que, sea cual sea el resultado, estamos ante un final de ciclo. Al tiempo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress