Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Lunes, 27 de noviembre de 2017
por una disputa debido al ruido

Condenado a 19 años de cárcel el joven que mató a una estudiante

Guardar en Mis Noticias.

El juez de la Sección I de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Miguel Ángel Parramón, ha condenado a un total de 19 años de cárcel a A.P.M. por un delito de asesinato al matar a una estudiante de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) en octubre de 2015 tras una disputa vecinal debido al ruido.

Además, el joven deberá indemnizar a la familia de la víctima con 150.000 a cada uno de sus padres y con 100.000 euros, según explica la sentencia emitida tras el juicio por jurado celebrado hace algo más de una semana.

 

En este sentido, el jurado consideró probado que sobre las 16.30 horas del 27 de octubre de 2015, el acusado estaba solo en el piso de la capital grancanaria en el que vivía con sus padres jugando a videojuegos en modo multijugador profiriendo gritos y expresiones de manera alta y en repetidas ocasiones.

 

Esta circunstancias molestó a la estudiante, que ocupaba el piso superior al del joven desde hacía tres años, quien bajó y le solicitó que cesara de hacer ruido, haciendo el joven caso omiso y continuando con las misma actitud.

 

Poco tiempo después, y por razones desconocidas, el acusado subió al piso de la chica y tocó a la puerta sin que ésta le abriera la puerta, no quedando acreditado por el jurado que el motivo por el que acudió al piso fuera que la víctima se pusiera unos tacones y comenzara a taconear.

 

FUE A UN LOCAL DE SU FAMILIA Y COGIÓ UNAS TIJERAS-CIZALLAS

 

Tras no abrirle la puerta, el acusado fue hasta un local de su familia ubicado en el bajo del inmueble, donde cogió unas tijeras-cizallas de las utilizadas para cortar metal, de unos 40 cm de longitud, regresando con el citado instrumento hasta la puerta del domicilio de la estudiante.

 

Entonces, éste ocultó las tijeras-cizalla en el lado izquierdo de su cuerpo, sujetándolas con la mano izquierda (pese a ser diestro), llamando al timbre y propinando diversos golpes en la puerta, hasta que la chica le abrió la misma.

 

En ese instante, el joven golpeó con la herramienta a la víctima, que cayó al suelo inconsciente, aunque continuó golpeándola entre 15 y 20 ocasiones más con la intención de matarla.

 

SE CAMBIÓ DE ROPA Y SIMULÓ NO CONOCER LO OCURRIDO A LA ESTUDIANTE

 

Después, el varón regresó a su domicilio, se cambió de ropa y se deshizo de las mismas tirándola en varios contenedores, regresando a su cada sobre las 17.00 horas.

 

A esta misma hora, el cuerpo aún con vida de la estudiante fue descubierto por su compañera de piso, quien pidió socorro al acusado, fingiendo éste desconocer lo que le había ocurrido a la víctima, que falleció poco después como consecuencia de los golpes.

 

Por otra parte, el joven entregó un maletín cerrado con candado a un amigo que contenía las tijeras-cizallas y le pidió que se lo guardara.

 

Finalmente, el jurado acreditó que el acusado confesó el crimen cuando la Policía, que le tenía ya como principal sospechoso, le preguntó por las contradicciones observadas entre el contenido de su llamada de aviso al 112 y su declaración como testigo respecto de la posición de la víctima.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress