Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Viernes, 24 de noviembre de 2017
remitido

El mundo de las escorts y travestis en Madrid

Guardar en Mis Noticias.

Las profesionales del sexo, ya sean scorts o travestis, deben ser las primeras en trabajar para la legalización de la prostitución, aunque hay quién prefiere criminalizar a los clientes. El debate está servido.

[Img #66254]

Entre Barcelona y Madrid trabajan la mayor parte de escorts y travestis, y aunque algunas de estas profesionales del sexo son sedentarias, la mayor parte, sobretodo entre los 20 y 35 años, trabajan en una y otra ciudad alternamente, lo que les permite tener muchos más clientes y hasta salir de algunas zonas en los que se les ha estereotipado por lo que fuere.

 

Sobre si los clientes difieren mucho de una ciudad a otra, todo es una sarta de tópicos. Los hombres que van de putas en el siglo XXI son de muy diversas clases sociales, y si bien hay un número de ellos a los que podríamos llamar adictos al sexo, también son muchos los que prueban a las profesionales del sexo que se van dando a conocer en los distintos portales web y son muy aficionados a las novedades en este sector, pero mantienen una vida privada en pareja sin que en principio toda parezca ir bien.

 

Conxa Borrell es una de las prostitutas a las que le gusta la palabra puta y cree que esta le da valor y hasta poder. Esta mujer catalana cree desproporcionado lo que dicen los movimientos feministas sobre la humillación que a diario sufre una escort en su trabajo y  cree que sus clientes son personas con un denominador en común, unas tremendas carencias afectivas. Esta mujer ha creado cursos de asesoramiento para aquellas mujeres que quieran emprender el trabajo de la prostitución de pago.

 

El movimiento y la situación de escorts y travestis en Madrid

 

En Madrid también hay un gran movimiento al respecto, la sociedad actual empieza a sacarse la máscara que ha llevado durante muchos años aunque sea tímidamente y haya mucho todavía por hacer, pero una cosa es la prostitución de lujo o la que se lleva a cabo en un piso desde el minuto uno, donde no hay encuentro en la calle, que la que se realiza en esta.

 

9 de cada 10 travestis en Madrid han sido agredidas. La noticia es de la Fundación Triángulo. La misma cantidad de prostitutas transexuales que trabajan en Madrid dicen sentirse discriminada y más de un 60% desearía una reasignación de género. Sin embargo este colectivo es el que se une menos a la hora de defender sus derechos.

 

Las prostitutas transexuales que ejercen en Madrid son básicamente sudamericanas. Argentinas, brasileñas, hondureñas, peruanas. Estas huyen de sus países porque ahí les cuesta subsistir y muchas veces son peor tratadas que aquí, pero algunas se convierten en verdaderos objetos de deseo por parte de sus clientes, de perfil heterosexual y bisexual.

 

Un estudio que echa por tierra los estereotipos

sobre los clientes de la prostitución

 

Todo lo que relaciona a la prostitución está envuelto de un halo de misterio, el hecho de que todavía no esté legalizada como actividad contribuye a ello y a la hora de hablar de ella hay que echar mano de los estudios realizados. Uno de ellos, que impulsó la revista Sexualities conjuntamente con la Universidad Queen's de Belstaff, derrumba los estereotipos que tenemos sobre los clientes de la prostitución.

 

Siguiendo el hilo de este estudio, las escorts en Madrid contarían con un cliente soltero por cada cuatro casados y estos no entrarían en la denominación de explotadores sexuales, si no que se trata de hombres que usan la prostitución llevados por muy distintos motivos.

 

Las ganas de experimentar, no poder tener relaciones satisfactorias con sus parejas o simplemente hacer sexo sin tener que crear por ello relaciones afectivas son tres de las razones que llevan a estos hombres a conectar con escorts o travestis.

 

En los debates sobre prostitución se echa de menos el trazar un perfil correcto del consumidor de sexo, casi siempre se presenta a los clientes como unos depravados sexuales. Los misóginos recalcitrantes, también llamados puteros estarían en el punto de mira de los clientes de las prostitutas, pero hay muchos más. La incapacidad para entablar relaciones hace que muchos chicos jóvenes aumenten el número de visitantes de la intimidad de travestis y prostitutas.

 

Prostitución: ¿Legalizarla o criminizarla? a debate

 

Que un 36% de los clientes de la prostitución se preocupen del bienestar de las trabajadoras del sexo, sigue pareciendo poco, pero ya es un paso que no hay que desmerecer. El debate que se abre en la sociedad es si la prostitución hay que criminizarla o legalizarla.

 

Multar a los clientes de travestis y escorts es una medida adoptada por muchos países que tratan de hacer evidente que detrás de la prostitución existen mafias del sexo. Lo cierto es que no siempre es así, también hay muchas mujeres que quieren dedicarse a trabajar en el sexo y lo quieren hacer en las mejores condiciones posibles.

 

Lo de criminalizar al cliente sexual es una medida que en Suecia ha parecido funcionar, pero queda la duda si detrás de ella no hay una coerción de la libertad en general, de si solo es un tema moral el que se pone encima de la mesa.

 

Los que están a favor de la legalización de la prostitución pretenden abrir marcos donde charlar donde el asunto, pero que sean básicamente las trabajadoras y los trabajadores del sexo los que cuenten sus problemas, por tal de ir creando estructuras en las que se puedan sentir mucho más seguras haciendo su trabajo y no tenga que aguantar vejaciones por parte de sus clientes, sino realizar actos sexuales consensuados y adultos entre adultos en los que impere el respeto.

 

Siguen los movimientos cívicos en Madrid que trabajan

para garantizar la dignidad de todas las escorts y travestis

 

No será fácil poder desentrañar todo lo ligado tanto al ejercicio de la prostitución como a su consumo, puesto que todo está muy intrincado. Fiona Broadfoot es una antigua prostituta y activista feminista que cree que ya hay que decir basta a los de que la prostitución es una elección y plantea que si las mujeres tuvieran mayores posibilidades económicas y más recursos en esta sociedad no decidirán trabajar en el mundo del sexo.

 

Otras sin embargo abogan por poder trabajar de lo que quieran. Lo que está claro es que cuando existe un proxeneta o una mafia detrás, el debate ya no tiene razón de ser, existe un delito flagrante, y los clientes que lo detecten no tienen que dejar de denunciarlo.

 

Se trata de construir un mundo mejor con pequeños gestos donde ninguna dignidad se vea menoscabada. Muchos movimientos cívicos en Madrid trabajan por ello y entre ellos  también hay escorts y travestis que viven del que se denomina el trabajo más antiguo del mundo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress