Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 24 de noviembre de 2017
La incertidumbre también se traslada al sector turístico

BBVA Research: "El crecimiento se consolida en 2018, aunque condicionado por el entorno político"

Guardar en Mis Noticias.

El Observatorio Regional de BBVA Research explica que el agotamiento del turismo y unas exportaciones peor a las esperadas explican la rebaja en las previsiones en 2017. Este estudio sostiene que nuestro país crecerá un 3,1% en 2017.

[Img #66246]BBVA Research ha rebajado en dos décimas el avance de la actividad en España en 2017, según se refleja en el informe ‘Situación España’, presentado a principios de mes. Esta rebaja en las expectativas se explica a través de varios factores.

 

Por un lado, el sector turístico está frenando su crecimiento, sobre todo en los principales destinos de playa más dependientes de los visitantes extranjeros.

 

Además, la incertidumbre ocasionada por el entorno político catalán y la inesperada debilidad de las exportaciones de bienes, así como la de la inversión de maquinaria, son factores determinantes para explicar la desaceleración del crecimiento en 2018.

 

Nuestro país cerrará el año creciendo dos décimas por debajo de lo esperado. Baleares (5 décimas) y Andalucía, Galicia, Canarias y Cataluña (3 décimas) serán las comunidades autónomas más afectadas por las previsiones.

 

Menos tensión
“La intensidad de la incertidumbre y su duración serán factores determinantes para medir el efecto de la crisis política catalana en la economía”, sostiene Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research. Los indicadores que intentan medir la incertidumbre alcanzaron, especialmente en la primera parte del mes de octubre, niveles por encima de los observados en octubre de 2016. Sin embargo, los niveles de tensión parecen haber disminuido, lo que limitaría el impacto.

 

Esta incertidumbre se podría trasladar negativamente a las decisiones de gasto de los consumidores y las empresas. En el escenario más probable, Cataluña crecerá un 2,1% en 2018, siete décimas menos de lo que se habría observado en un escenario sin tensiones y por debajo del crecimiento español.

 

El menor crecimiento de la demanda interna catalana podría tener impacto en aquellas regiones y empresas con mayores lazos comerciales, como la Comunitat Valenciana, Aragón o La Rioja. Sin embargo, otros condicionantes afectan también a las previsiones de crecimiento de estas regiones.


De cara a 2018, nuestro país seguirá creciendo, pero lo hará a un ritmo menor del esperado, del 2,5%, tres décimas menos de lo previsto por BBVA Research en julio. Al agotamiento de los vientos de cola que han ayudado a impulsar nuestra economía en los últimos años, se le unen el estancamiento en el crecimiento del turismo y dos elementos que deterioran las perspectivas: los ataques terroristas que sufrieron Barcelona y Cambrils el pasado mes de agosto y el incremento de la incertidumbre relacionada con el entorno político en Cataluña.

 

Estancamiento del turismo

Las comunidades del Mediterráneo sufrirán el menor dinamismo del turismo esperado para el próximo año. Tal y como advertía BBVA Research en Observatorios Regionales anteriores, algunas zonas de afluencia de visitantes extranjeros comienzan a mostrar síntomas de sobreocupación y agotamiento. Por el momento, Murcia, Comunitat  Valenciana o Andalucía están sorteando mejor la situación, gracias a la demanda nacional.

 

La incertidumbre también se traslada al sector turístico. La percepción de seguridad había sido una de las ventajas competitivas de España. Sin embargo, los atentados terroristas sufridos el pasado verano en Barcelona y Cambrils podrían condicionar las visitas de turistas extranjeros. De confirmarse la no recurrencia de este evento, se podría limitar el efecto.

 

Con la recuperación, las empresas del sector habían comenzado a trasladar a márgenes de beneficio el incremento de la demanda, sobre todo en Baleares, Canarias y Cataluña. Ello permitirá, si fuera necesario, aprovechar este margen para mantener la afluencia de visitantes en los destinos.

 

Escenario favorable para las comunidades autónomas exportadoras

En los dos últimos trimestres, las exportaciones han mostrado una debilidad mayor de la esperada. Pero las expectativas mejoran de cara a 2018. El entorno internacional de recuperación en los principales socios de la economía española y la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) continuarán apoyando el aumento de ventas al exterior.

 

Esto beneficiará a aquellas comunidades con un mayor nivel de apertura al exterior. Es el caso de Galicia, Navarra o País Vasco, en lo referente a la exportación de bienes, o de Baleares, Canarias y Madrid, en el sector servicios. Estas tres últimas comunidades forman parte del grupo de regiones con mayor crecimiento en el segundo semestre, junto con Navarra, Castilla-La Mancha, La Rioja y Andalucía. Aunque entre este grupo, solo Navarra mantiene un perfil ascendente en el segundo semestre, gracias al comportamiento del consumo privado en esta comunidad.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress