Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Martes, 14 de noviembre de 2017
remitido

Lentillas, una cuestión de salud y estética

Guardar en Mis Noticias.

Cuando tenemos problemas de visión y necesitamos usar lentas correctoras surge inmediatamente una duda: ¿gafas o lentillas? Ambas solucionan el problema, por lo que su elección depende en gran medida de una cuestión de estética. A este respecto, las lentillas ganan porque mantienen nuestro rostro tal cual es.

[Img #65888]Algunos lo llaman coquetería y otros hablan de comodidad. Las razones por las que las personas llevan lentillas responden a muchos nombres.  Lo cierto es que las pantallas de ordenadores y otros dispositivos han reducido la velocidad del pestañeo. Esto ha catalizado la sequedad y fatiga ocular y cada vez más gente tiene problemas de visión de distinto tipo. No es de extrañar que el uso de lentes de contacto esté tan generalizado.

 

Las lentes de contacto o lentillas son unas lentes correctoras o cosméticas que se colocan en el ojo, concretamente sobre la capa lagrimal que cuida y lubrica la córnea. Estas lentes son un producto sanitario y deben cumplir todos los requisitos de estos. Se usan desde mediados del siglo pasado.

 

Existen varios tipos de lentillas, según su material o durabilidad, que ofrecen un amplio abanico de posibilidades para las diferentes necesidades de los usuarios. Las lentes de contacto progresivas blandas son las más populares entre los usuarios,  ya que son cómodas, flexibles y transpirables por largas horas. Están sujetas a rutinas de limpieza,  pero ofrecen más libertad que las lentillas rígidas.

 

Las lentillas rígidas llevan más tiempo en el mercado que las blandas y sigue siendo una opción válida para algunos usuarios con necesidades específicas. Se suelen reemplazar cada 6 o 12 meses.

 

No podemos olvidarnos de las lentillas de colores, aunque su uso es más estético o empleadas como complementos de disfraces.

 

También existe una extensa variedad de lentillas en cuanto a su durabilidad. Es decir, que se destaca, sobre todo, durante cuánto tiempo pueden llevarse con seguridad para el usuario y sin que sufran ningún tipo de deterioro.

 

Una de estas opciones, en general bastante apreciada por los usuarios, son las lentillas mensuales. La principal característica de este tipo de lentillas es que el tiempo de uso recomendado es de un mes, aunque normalmente pueden llevarse sin problemas y con total seguridad durante un poco más de tiempo.

 

Además, suelen estar fabricadas de hidrogel de silicona, un material muy cómodo que tiene una gran permeabilidad al oxígeno, permitiendo el paso a los ojos de una cantidad de oxígeno, cinco veces superior al que pasa con las lentes de contacto estándar. Este tipo de lentillas tienen también un alto contenido de agua, lo que facilita la hidratación del ojo.

 

Resultan muy cómodas debido, principalmente, a su gran permeabilidad al oxígeno, por lo que pueden usarse durante 12 horas seguidas o más sin problemas. Permiten practicar cualquier tipo de deporte sin necesidad de quitárselas en ningún momento, pues están diseñadas precisamente para superar este tipo de eventualidades.

 

Comprar online

 

En la era de internet, las lentillas también se pueden comprar online al mejor precio y recibirlas cómodamente en casa. En España hay empresas especializadas en la reposición de lentillas a domicilio.

 

Comprar lentillas online es la nueva forma de reponer tus lentes de contacto para poder disfrutar de unas lentillas baratas y de confianza. Estas empresas garantizan la máxima calidad de todas las lentillas de marca que comercializan y el mejor precio y por ello ofrecen una garantía de devolución.

 

Por último, para que las lentillas den el máximo juego no hay que olvidar respetar algunas normas de uso, tales como:

 

  • Antes de ser manipuladas, se deben lavar bien las manos con agua tibia y un jabón suave neutro.

 

  • Lubricar y limpiar la lente en la solución adecuada.

 

  • El lugar donde se coloquen debe mantenerse siempre limpio seco y desinfectado.

 

  • No es aconsejable su uso permanente durante días para evitar alguna alergia o infección. Si son de uso diario, se deben retirar antes de dormir.

 

  • En caso de tener sensación de ardor o sequedad, colocarse lágrimas artificiales o solución humectante para lentes de contacto indicada por un profesional. Si hay dolor, ojo rojo o visión borrosa, quitarse las lentes y consultar al profesional idóneo.
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress