Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Lunes, 13 de noviembre de 2017
Los partidos de Rivera y Sánchez igualarían con un 22,7%

La crisis de Cataluña dispara a Cs y le coloca a la altura del PSOE

Guardar en Mis Noticias.

La firmeza de Ciudadanos frente al desafío independentista de la Generalitat ha disparado las expectativas electorales del partido de Albert Rivera, que lograría un 22,7% de los votos, empatando como segunda fuerza con el PSOE, si las elecciones generales fueran hoy.

[Img #65845]Esa es la conclusión del sondeo de Metroscopia para El País, en el que el PP conserva el primer puesto —26,1%, ocho décimas menos que en la última encuesta— y Podemos se hunde hasta el cuarto —14,7%, cinco puntos menos—. Desde su salto a la política nacional (2015), Rivera nunca había obtenido tantos apoyos.

 

Los encuestados premian la firmeza con la que Rivera se posicionó en contra del referéndum ilegal del 1 de octubre; el papel protagonista que ha jugado en la crisis Inés Arrimadas; y el apoyo de Ciudadanos al Gobierno en la activación del artículo 155 de la Constitución.

 

Ciudadanos sustenta su mejora en que es el partido que recibe a más apoyos procedentes de otras opciones: el 14% son anteriores votantes del PP, el 9% del PSOE y hasta un 4% de Unidos Podemos. El 22,7% de los votos que obtendría este partido, unido a su primer puesto en la intención directa de voto (18,8%), le meterían de lleno en la pelea con el PSOE por el liderazgo de la oposición. Ese pulso directo entre las dos formaciones no se producía desde noviembre de 2015, ya a las puertas de las elecciones generales del 20-D. Entonces, las expectativas favorables a Rivera no se cumplieron. En todo caso, la lucha por ese puesto no es la única consecuencia de calado que tiene ahora el agudo repunte de su partido.

 

La suma del PP y de Ciudadanos —que pactaron la investidura como presidente de Mariano Rajoy— representaría hoy el 48,8% de los votos, por el 37,4% que acumularían el PSOE y Unidos Podemos. La distancia entre los dos bloques ideológicos que están marcando el día a día de la politica nacional no ha sido tan grande desde las elecciones generales de junio de 2016. La brecha abierta refleja el desgaste que ha sufrido Unidos Podemos durante la crisis de Cataluña.

 

La encuesta —realizada entre el 6 y e 8 de noviembre— recoge las consecuencias de que Albano Dante Fachin dimitiera como líder de Podem mientras rompía su carnet de militante; que la fundadora Carolina Bescansa se desmarcara de la hoja de ruta del partido para Cataluña; o las críticas de Iglesias a la aplicación del artículo 155 para intervenir el Govern y frenar el desafío independentista.

 

UN 55% QUIERE UN ADELANTO ELECTORAL

 

Por otra parte, un 55 por ciento de los españoles quiere que se convoquen elecciones generales, apenas un año después de iniciada una legislatura en la que el Gobierno en minoría del Partido Popular ha tenido dificultades para aplicar su programa electoral, según el citado sondeo.

 

La encuesta de Metroscopia para El País muestra que el porcentaje de partidarios de llamar a las urnas ha subido seis puntos desde el anterior sondeo de octubre, en medio de la crisis catalana que ha llevado al Ejecutivo de Mariano Rajoy a intervenir las instituciones de la región.

 

Los partidarios de volver a votar son mayoritarios entre quienes apoyan a las formaciones de izquierdas PSOE (68%) y Unidos Podemos (77%), cayendo ese porcentaje entre los electores del PP (31%), que como Rajoy defienden continuar con la legislatura.

 

El Ejecutivo de Rajoy afrontará en su segundo año de legislatura el escollo de los presupuestos generales del Estado, cuya difícil negociación ha sido aplazada a principios de 2018.

 

Antes, el Ejecutivo conservador tiene convocados unos comicios autonómicos en Cataluña, donde una nueva victoria de partidos secesionistas decididos a buscar la independencia de la región plantearía un nuevo reto para Rajoy.

 

Dado que 2019 es el año en el que España celebra elecciones municipales, autonómicas y europeas, Rajoy podría plantearse un adelanto electoral para entonces.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress