Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Viernes, 10 de noviembre de 2017
remitido

Factores fundamentales a valorar al contratar una hipoteca

Guardar en Mis Noticias.

Si quieres comprar la casa de tus sueños, pero no dispones de todo el capital necesario para su adquisición, lo más lógico es solicitar un préstamo hipotecario a una entidad bancaria.

[Img #65758]

 

Hay que tener en cuenta muchos aspectos a la hora de solicitar una hipoteca para comprar una vivienda. No solo hay que informarse sobre las diferentes hipotecas que existen, sino que además debemos conocer las condiciones que nos exigen los bancos.

 

Contratar una hipoteca no es algo que tomar a la ligera. Requiere que nos informemos sobre todo el proceso y los costes que conlleva, para evitar errores que pueden costarnos muy caros en el futuro.

 

Es importante tener en cuenta que la deuda hipotecaria se avala con todo nuestro patrimonio, presente y futuro; y que si no pagamos, lo más probable es que el banco que quede con la vivienda. Por eso, hay que estar muy seguro de lo que se está contratando y cuales son nuestras obligaciones a partir de ahora.

 

Aunque tengamos un banco de confianza, o conozcamos al director de uno de ellos, es recomendable analizar y comparar las condiciones hipotecarias de diferentes entidades bancarias, y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

 

Tipos de hipotecas

 

Los préstamos hipotecarios difieren según el tipo de interés. Así pues, hay hipotecas fijas, variables o mixtas.

 

Fija: Cuando el interés no varía durante todo el préstamo.

 

Variable: Cuando el interés varía en algún momento. En la mayoría de las hipotecas variables hay un plazo inicial (el primer año o los primeros seis meses) en que el interés es fijo.

 

Mixta: Cuando el interés es fijo durante un período inicial superior a 1 año, y después es variable.

 

Las hipotecas de interés variable son revisadas cada año de acuerdo a los índices de referencia. Estos índices de referencia los establece y publica el Banco de España. El más conocido es el Euribor, que es el índice de referencia oficial.

 

Además, al Euribor hay que sumarle un diferencial que establece el banco.

 

Factores a valorar al contratar una hipoteca

 

Hay varios factores que se deben considerar a la hora de solicitar una hipoteca. Estos son los más importantes a la hora de estudiar las diferentes opciones del mercado.

 

El diferencial que aplican

 

Como se ha comentado anteriormente, al tipo de referencia euríbor hay que sumarle un diferencial marcado por el banco. Cuanto más bajo sea el diferencial, mayor será el ahorro en intereses a largo plazo, comparado con diferenciales superiores.

 

Por ejemplo, si en el momento de la firma del préstamo hipotecario el euríbor de referencia está al 3% y el diferencial es de un 1%, el interés será del 4%. Al revisar el interés de nuevo, si el euríbor desciende al 2%, con el diferencial del 1%, el interés será del 3%.

 

Las comisiones de cada entidad

 

Cada entidad fija unas comisiones (por estudio, apertura, subrogación, novación, amortización parcial o anticipada, etc.) al facilitar una hipoteca. Obviamente, cuantas menos comisiones tenga, menos tendremos que pagar.

 

Hay bancos que no cobran ninguna comisión (o muy pocas).

 

Por ejemplo, el Banco Mediolanum tiene una comisión de apertura del 1%.

 

Hay que considerar especialmente las comisiones que se aplican si se modifica el préstamo, por si en el futuro deseas hacer una amortización.

 

Las vinculaciones con el banco

 

Los bancos tienen la última palabra al conceder una hipoteca, y pueden requerir la contratación de otros productos bancarios, como la domiciliación de una nómina y uno o varios recibos; la contratación de un plan de pensiones o un producto de inversión, el uso mínimo de una tarjeta de crédito, o el mantenimiento de un saldo mínimo en la cuenta.

 

Antes de aceptar, hay que tener en cuenta todos estos requisitos, y saber si vamos a poder hacer frente a todos ellos.

 

Porcentaje de financiación

 

Ningún banco financia el 100% del valor de tasación o compraventa del inmueble. Generalmente se concede hasta el 80% de ese valor, por lo que es necesario tener unos ahorros de por lo menos el 20% restante, más todos los gastos asociados a la contratación de la hipoteca.

 

La figura del avalista

 

El banco suele exigir un avalista para aumentar sus probabilidades de cobrar si el deudor principal falla.

 

Esta figura tiene que responder con todo su patrimonio presente y futuro, si el pago no se realiza.

 

Ser avalista no es algo que tomar a la ligera, hay que meditar en ello y saber que se asume un riesgo razonable.

 

El plazo del préstamo

 

Antes de contratar un préstamos, hay que estimar al plazo de tiempo que necesitaremos para pagarlo por completo.

 

Todo dependerá de la edad, pues si se sobrepasa la cincuentena, menos plazo querrá dar el banco.

 

A más años de hipoteca, menor será el importe de las cuotas mensuales, pero mayor serán los intereses pagados a lo largo de la vida del préstamo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress