Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 22 de octubre de 2017
reivindicación del asociacionismo VECINAL con fotografías de una vecina imaginaria

FRAVM recorre sus 40 años de historia

Guardar en Mis Noticias.

Conchi Barrios llegó a Madrid en 1974 "huyendo de la miseria del pueblo". Desde entonces participa en una asociación de vecinos --la "aso, como la llaman aquí, como si fuera una tía del pueblo muy querida"-- para "luchar por una ciudad que merezca la pena vivir".

[Img #65075]O eso al menos es lo que dice su perfil de Twitter, @ConchiBarrios40, alter ego imaginario de la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM), que el próximo mes de noviembre celebrará sus 40 años de vida e historia de reivindicación del asociacionismo vecinal.

 

Será el sábado 18 de noviembre cuando la FRAVM celebre sus primeras cuatro décadas de existencia con una jornada festiva en la Nave de Terneras de Matadero. Ya han confirmado su asistencia la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente de la Federación Madrileña de Municipios (FMM), Guillermo Hita. Además del presidente actual, Enrique Villalobos, pasarán por la celebración históricos de la Federación.

 

El recorrido por los 40 años de reivindicación, solidaridad y lucha vecinal se hará de la mano de una exposición fotográfica, con imágenes procedentes de algunas de las 276 entidades vecinales federadas a la FRAVM, las mismas imágenes que dan vida al perfil de Twitter de @ConchiBarrios.

 

"Conchi, por lo que tiene de concepción del movimiento vecinal, barrios por motivos obvios, y 40 por los años desde la legalización de la FRAVM", han explicado desde la Federación a Europa Press. El pasado septiembre una imaginaria vecina empezó a relatar, a golpe de tuit y fotos, su llegada a Madrid en un "diario de esperanza".

 

Su marido Rufino, sus dos hijos y ella consiguen cobijo en unas "casitas" que "en realidad son chabolas". "También lo llaman barrio" aunque la nueva madrileña sólo ve "un gigantesco arrabal hundido en el lodo". A lo largo de los tuits va dando cuenta del sentimiento de solidaridad que se respira entre sus vecinos, "tan grande como la pobreza", todos ellos "foráneos e iguales", ya vengan de Castilla, Andalucía o Extremadura.

 

Los últimos años de la dictadura quedan marcados en la búsqueda de una vida mejor de miles de nuevos madrileños, como cuenta Conchi Barrios. "Los guardias han entrado en el barrio y se han llevado a dos vecinos por 'subversivos'. Nadie habla pero todo el mundo apoya a las familias", relata apoyando sus palabras con una fotografía. Otro tuit explica que, "tras lo de Portugal y con un Franco enfermo, los guardias están cada vez más nerviosos. La gente no sólo quiere pan sino también libertad".

 

La principal preocupación que arrastra la familia es conseguir trabajo. Rufino, su marido, lo encuentra finalmente en la Nave Boetticher, en Villaverde, y ella cose. En las próximas semanas los tuits se irán multiplicando avanzado en la historia de la supuesta Conchi Barrios y su familia para conocer, de modo paralelo, la evolución del asociacionismo madrileño.

 

MANIFESTACIONES HISTÓRICAS EN LOS 70

 

La celebración por los 40 años de vida de la FRAVM hará un viaje por el tiempo remontándose al 2 de noviembre de 1977, fecha oficial de su legalización, que estuvo precedida de manifestaciones multitudinarias.

 

Recordarán la primera manifestación por el derecho a la vivienda, en 1975 en Vallecas; el Día Vecinal, en Aranjuez en 1976 y que acabó con centenares de heridos por los golpes de la Guardia Civil, o la manifestación en Preciados, el 22 de junio de ese mismo año, con más de 50.000 vecinos colapsándola "por la legalización inmediata de las asociaciones de vecinos".

 

En 40 años desde la legalización de la FRAVM, la Federación ha luchado contra el desmantelamiento de los poblados marginales logrando el realojo de más de 2.000 familias lejos de guetos urbanos, tan propios de los procesos de los 80. Los 90 fueron años de impulso de cooperativas de viviendas y el posterior Plan 18.000, que permitió a un buen número de cooperativas "cumplir su sueño de construir, de manera autogestionada, sus edificios de vivienda", destacan desde la Federación.

 

"Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que el Plan 18.000 de Usera y Villaverde fue la primera gran experiencia de presupuestos participativos en la historia de nuestra ciudad", defienden desde la Federación.

 

Ya en el siglo XXI, la FRAVM firmó los Planes Especiales de Inversiones y Actuaciones, que acabaron llegando también a Puente y Villa de Vallecas, Latina, Carabanchel, San Blas, Vicálvaro y Tetuán... para levantar centros educativos, deportivos, sociales, culturales, sanitarios, parques. Fueron 933 millones de euros invertidos en acciones consensuadas con las asociaciones vecinales de la Federación para reducir el desequilibrio territorial de la ciudad.

 

PLANES DE BARRIO

 

Otro hito de la FRAVM llegó en 2009 con los primeros Planes de Barrio, que siguen la misma estela de concertación con la Administración. En 2012 recibieron el reconocimiento del Observatorio Internacional de Democracia Participativa como Buena Práctica en Participación Ciudadana.

 

Después llegaría el Servicio de Dinamización de Empleo, el impulso de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en 2011, las movilizaciones impulsadas por las asociaciones para que el Metro se extendiera a más barrios y los primeros huertos comunitarios en 2015.

 

"En el ADN del movimiento vecinal y de su federación está la defensa del acceso a servicios y derechos públicos gratuitos y de calidad en sanidad, educación, agua o cultura" y su huella se deja sentir en, por ejemplo, la apertura al uso civil del hospital Gómez Ulla o haber evitado el cierre del Virgen de la Torre y La Princesa. Esta última batalla está en el origen de la Marea Blanca, que tras multitudinarias movilizaciones logró frenar los planes de privatización de los hospitales de la Comunidad.

 

PARTICIPACIÓN EN CONSEJOS TERRITORIALES Y FOROS LOCALES

 

Otras luchas de la FRAVM han tenido como destinataria la contaminación odorífera, la supresión de los tendidos aéreos de alta tensión, la privatización del Canal de Isabel II, la creación de la Tasa de Basuras... La Federación tampoco se olvida de las experiencias de autogestión ciudadana impulsando o auspiciando, por ejemplo, la Central Térmica de Orcasitas, el Centro Social Seco, el Espacio Vecinal Montamarta o el Campo de la Cebada.

 

La participación ciudadana sigue siendo a día de hoy uno de sus caballos de batalla, lo que ha llevado a la Federación a tomar parte en los extintos Consejos Territoriales o en los actuales Foros Locales.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress