Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Domingo, 8 de octubre de 2017

La ciudadanía toma las calles en favor de la convivencia

Guardar en Mis Noticias.

El independentismo ha perdido este fin de semana el espacio público que tenía monopolizado para su causa desde los atentados de Barcelona.

Miles de ciudadanos de toda España tomaron ayer las calles en defensa de la convivencia en una España unida, aunque planteada desde ángulos distintos. Una gran marea de banderas de España coloreó la Plaza de Colón de Madrid en defensa de «la nación, la Constitución y el Estado de derecho».

 

Mientras miles de manifestantes vestidos de blanco se concentraron frente a los Ayuntamientos de las principales ciudades españolas para pedir diálogo en el marco de la ley. El colofón final a esta reconquista de la calle se vivirá hoy en Barcelona, donde la mayoría silenciada por el sectarismo separatista saldrá a decir Prou! (¡Basta!) en una histórica y multitudinaria marcha. La movilización pacífica de la sociedad civil es, sin duda, la mejor prueba de que nuestra democracia es sólida por mucho que una minoría ruidosa se empeñe en desacreditarla.

 

Las diferencias entre las proclamas de la marea de las banderas de España y de quienes optaron por el blanco reflejan que la sociedad española está dividida sobre cómo se debe resolver el conflicto en el que nos han situado el Govern y sus socios antisistema de la CUP. Si bien todos, con unanimidad, defienden el respeto a la legalidad vigente y elEstado de derecho. Y esto es lo más importante. Este periódico viene siendo claro sobre cómo debe defenderse el Estado ante el golpe ruin perpetrado por los independentistas.

 

Lo urgente y prioritario es restablecer la legalidad en Cataluña y que quienes nos han colocado en este abismo rindan cuentas ante la Justicia. Cuando la Ley regrese a Cataluña, habrá que retomar el diálogo enterrado, pero libre de chantajes y dentro de la Constitución. Con las marchas de este fin de semana, los españoles están dando ejemplo de madurez y sensatez.

 

El hecho de que ninguna de las movilizaciones haya caído en la trampa del partidismo es un buen síntoma. Esto no quita que algunos políticos y formaciones hayan mostrado su apoyo a estos movimientos. Por ejemplo, el líder del PSC, Miquel Iceta, acudió ayer a la masiva concentración blanca auspiciada por la plataforma ¿Hablemos? en la plaza de Sant Jaume, frente al Ayuntamiento de Barcelona. Lamentablemente, hoy no desfilará en la marcha convocada por Sociedad Civil Catalana pese a que el PSC ha pedido por carta a sus militantes que acudan a esta gran manifestación a la que se sumarán PP y Ciudadanos.

 

La concentración de Colón fue convocada por Fundación Denaes y logró reunir a unas 50.000 personas, según la delegación del Gobierno. En un ambiente muy festivo, se escuchó pedir «Rajoy, haz algo» y defender la actuación de Policía y Guardia Civil. A pocos metros, frente al Ayuntamiento madrileño, en Cibeles, la marea blanca pedía diálogo. La tolerancia entre todos los manifestantes prueba la fortaleza de nuestra democracia y la madurez con la que la ciudadanía afronta la peor crisis institucional desde el 78.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress