Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Sábado, 7 de octubre de 2017

Una Cataluña inviable

Guardar en Mis Noticias.

Pocas frases son tan desafortunadas y erróneas como la que pronunció el jueves el vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras: “No habrá una huida de empresas”. Y pocas frases reflejan mejor ese autoengaño del Govern y el engaño que ha transmitido a los que han creído en sus promesas sobre la viabilidad económica de la independencia.

Desde el momento en que fue pronunciada la frase de Junqueras se han ido de Cataluña sus dos bancos principales (CaixaBank y Sabadell), Gas Natural, Service Point y Dogi. Freixenet y Catalana Occidente se lo piensan, a la vista de la feroz inestabilidad política en Cataluña y la contingencia catastrófica de una Declaración Unilateral de Independencia.

 

El éxodo empresarial, que amenaza con intensificarse en los próximos días al calor del decreto aprobado ayer por el Gobierno para facilitar el cambio de sedes sociales, confirma que una Cataluña independiente es inviable. La tesis, sostenida por algunos economistas secesionistas, de que una Cataluña independiente sería viable “a largo plazo” es un delirio. Primero, porque hay que llegar a ese “largo plazo” —donde, en ningún caso, su posición sería mejor que la actual dentro de España— y segundo, porque el empobrecimiento a corto llevará a tensiones sociales insoportables. La fuga de empresas —que están votando en su referéndum particular— recortaría cualquier ingreso público por debajo de los límites de subsistencia del presunto Estado, que debería enfrentarse además a un volumen de deuda que no puede pagar.

 

Mientras tanto, el daño para la economía española puede ser significativo si continúa la tensión independentista, como acaba de recordar con alarma el Fondo Monetario Internacional. Puigdemont y su séquito, con el hálito enfebrecido de la CUP, han llegado a una situación en la que lo único sensato es retroceder.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress