Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 24 de septiembre de 2017
Bangladesh pide a la ONU la creación de 'zonas seguras'

Médicos adelantan un "desastre sanitario" en los campos de refugiados rohingya

Guardar en Mis Noticias.

La primera ministra de Bangladesh, Sheij Hasina, ha pedido esta semana la creación de 'zonas seguras' en el interior de Birmania para hacer frente a la crisis en el estado de Rajine (oeste) derivada de la operación militar contra los rohingya en la región.

[Img #64026]430.000 personas de esta minoría étnica en Birmania se hacinan en campos de refugiados bangladeshís y Médicos Sin Fronteras adelantaba el jueves que el hacinamiento va a derivar en un "desastre sanitario" porque los campamentos no están preparados para acoger tal éxodo.

 

Tal es la situación en Bangladesh que Naciones Unidas estima que serán necesarios unos 167 millones de euros para asistir, durante los próximos seis meses, a los rohingyas que han huido de forma "masiva" de Birmania.

 

En su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Hasina ha denunciado que los rohingya "se han visto desplazados forzosamente, huyendo de una limpieza étnica en su propio país, en el que viven desde hace siglos".

 

Por ello, ha propuesto cinco medidas para hacer frente a la crisis, entre las que ha destacado la creación de 'zonas seguras' en el interior de Birmania y bajo supervisión de la ONU, así como "el fin incondicional de la violencia y de la práctica de la limpieza étnica en Rajine inmediatamente y para siempre por parte de Birmania".

 

Asimismo, ha pedido al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, el envío de una misión de investigación, así como garantizar "el retorno sostenible de todos los rohingya desplazados a la fuerza a Bangladesh a sus viviendas en Birmania".

 

Por último, Hasina ha solicitado que las recomendaciones formuladas por la comisión encabezada por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan "sean aplicadas de forma incondicional y en su totalidad" por parte de las autoridades birmanas.

 

"Estamos acogiendo a más de 800.000 desplazados forzosos rohingya de Birmania", ha resaltado, recordando que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha elevado a 430.000 los refugiados llegados a Bangladesh desde el 25 de agosto.

 

"Estamos horrorizados por ver que las autoridades birmanas están colocando minas antipersona en la frontera para evitar que los rohingya vuelvan al país. Esta gente tiene que poder volver a su patria con seguridad y dignidad", ha manifestado.

 

"RAZA NACIONAL"

 

Las palabras de la primera ministra de Bangladesh han llegado horas después de que el jefe del Ejército de Birmania, el general Min Aung Hlaing, pidiera a los desplazados de "raza nacional" que han huido del estado de Rajine que regresen a su territorio y reconstruyan sus comunidades, un mensaje que excluye directamente a los rohingya, toda vez que no son una etnia oficialmente reconocida.

 

"Con respecto a la rehabilitación de las aldeas de nuestras razas nacionales, para las (personas de) razas nacionales que huyeron de sus casas, antes de nada, deberían volver a sus casas" , ha asegurado Aung Hlaing.

 

'Raza nacional' es un término empleado en Birmania para referirse a los miembros de los grupos étnicos indígenas oficialmente reconocidos y que conforman la diversidad de Birmania.

Los rohingyas no están reconocidos como una 'raza nacional' y son considerados como inmigrantes ilegales a los que se rechaza su ciudadanía.

 

Aung Hlaing ha anunciado sus planes para el estado de Rajine durante un discurso en su primera visita a Sittwe, la capital de este territorio, desde que estalló la ola de violencia el 25 de agosto y ha asegurado que, después de haber sido atacados por los milicianos rohingyas, las Fuerzas Armadas han afrontado la situación lo mejor que ha podido.

 

Por su parte, la líder 'de facto' de Birmania, Aung San Suu Kyi, aseguró el martes en su primer discurso sobre el estado de la Nación que Birmania está lista para iniciar un proceso de verificación para que los refugiados regresen a Birmania, en el marco de un acuerdo firmado con Bangladesh en 1993.

 

"Los refugiados de este país serán aceptados (de vuelta) sin ningún problema", aseguró Suu Kyi. Sin embargo, en su discurso de este jueves Aung Hlaing no ha dicho nada acerca de la vuelta de los refugiados que se encuentran en Bangladesh.

 

SATURACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES HUMANITARIAS

 

La mayoría de los rohingyas que han huido se han trasladado a asentamientos improvisados donde no disponen de alojamiento, ni alimentos, agua potable o baños suficientes. Dos de los principales asentamientos que ya existían, Kutupalong y Balukhali, han terminado por fusionarse y convertirse en un inmenso campo que acoge a día de hoy a casi 500.000 refugiados, lo que le convierte en uno de los lugares con mayor concentración de refugiados de todo el mundo.

 

Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) han advertido el jueves de que la situación de puede desencadenar "un desastre de salud pública de enormes proporciones" a no ser que se aumenten de manera urgente los programas de ayuda humanitaria destinados a asistir al casi medio millón de personas que han huido de Birmania en el último mes.

 

"Cada día recibimos a decenas de personas adultas completamente deshidratadas y al borde de la muerte", ha asegurado Kate White, coordinadora médica del equipo de emergencias de MSF.

"Esto podría ser una clara señal de que una emergencia de salud pública podría estar a la vuelta de la esquina, ya que no es habitual ver algo así en personas adultas", ha denunciado.

 

De acuerdo con MSF, los asentamientos carecen de carreteras o caminos, lo que dificulta la entrega de la ayuda. Por otro lado, el terreno es especialmente montañoso y propenso a los deslizamientos de tierra, por lo que está lleno de barro.

 

"Hay una ausencia completa de letrinas o de lugares donde la gente pueda asearse. Cuando caminas por el asentamiento, para pasar de un sitio a otro, tienes que sortear, y en muchos casos atravesar, arroyos de agua sucia y heces humanas", ha contado la coordinadora médica de MSF.

 

Debido a la enorme falta de agua potable, Muchos de los rohingyas que acaban de llegar a Bangladesh se ven obligados beber del agua que recogen de arrozales, charcos o pozos poco profundos cavados a mano, que menudo están contaminados con excrementos. Por otro lado, la situación alimentaria es muy frágil: prácticamente todos los recién llegado dependen por completo de la ayuda humanitaria para poder comer.

 

Según han denunciado desde la organización no gubernamental, las agencias humanitarias en la región están completamente saturadas. Entre el 25 de agosto y el 17 de septiembre, las clínicas de MSF recibieron un total de 9.602 pacientes ambulatorios, 225 pacientes con lesiones relacionadas con la violencia y 23 personas que habían sido víctimas de violencia sexual.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress