Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Martes, 19 de septiembre de 2017
remitido

Las aplicaciones de los smartphones, ¿son herramientas útiles o no?

Guardar en Mis Noticias.

Desde hace años los smartphones han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana.

[Img #63860]

 

Gracias a las aplicaciones de los móviles podemos saber cuándo llegará el autobús a nuestra parada o qué camino es el más rápido para llegar de un lugar a otro, podemos pagar en tiendas o gestionar nuestra cuenta bancaria, podemos jugar en cualquier momento y lugar en los mejores casinos online o transformar una receta de cocina en una lista de la compra y, como si esto fuera poco, hacer la compra para que llegue a nuestra casa justo cuando nosotros volvemos de trabajar…

 

Por supuesto, la lista de las aplicaciones que se pueden instalar en un teléfono es interminable, cada día una persona o un equipo en algún lugar del mundo detecta una necesidad de la gente y crea una herramienta para satisfacer esa necesidad. Sin embargo, ese sinfín de aplicaciones a nuestra disposición puede hacernos perder de vista nuestras prioridades y necesidades reales, y bien es sabido que nuestros teléfonos poseen unas capacidades limitadas que pueden sobrepasarse si instalamos todas las aplicaciones que se cruzan en nuestro camino. No solo eso, sino lo más importante aún, es un perjuicio para nuestra propia salud.

 

Diversos estudios se han centrado en nuestra pérdida de capacidades como un reflejo del uso que hacemos de nuestros teléfonos móviles, desde la pérdida de habilidades para relacionarnos de forma improvisada con otras personas en espacios públicos a la pérdida de memoria o la falta de atención. La pérdida de habilidades sociales, cognitivas y motoras por el uso del móvil es un hecho contrastado, como la dependencia, la pérdida del control y la ansiedad promovidas por un uso irracional de las nuevas tecnologías. Por eso, la máxima de los abuelos y las abuelas que dice que “nada es malo si es con mesura” es aplicable al uso de los móviles, como a todo en esta vida: debe prevalecer nuestro sentido común y no debemos perder la cabeza.

 

Cuando vayas a instalar una aplicación en tu teléfono móvil pregúntate si de verdad te hace falta o no sería mejor seguir haciendo aquello para lo que necesitas la aplicación como siempre lo has hecho en lugar de dejarte llevar por las modas o las corrientes. Sé consciente también de que al instalar más y más aplicaciones en tu móvil lo que estás haciendo es ralentizarlo y hacerlo más propenso a los fallos. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress