Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Martes, 5 de septiembre de 2017

Desaceleración laboral

Guardar en Mis Noticias.

Mal comportamiento del mercado de trabajo durante el mes pasado. Es cierto que agosto suele ser más adverso que el promedio en afiliaciones a la Seguridad Social y paro registrado, pero este es el peor en muchos años y se añade a las señales de desaceleración observadas en junio y julio pasados.

El número de afiliaciones a la Seguridad Social cae respecto a julio en 179.485 personas, al tiempo que el paro registrado aumenta en 46.400, la mayor destrucción de empleo en un agosto desde 2008, el año de extensión de la crisis a Europa. No solo son los servicios, arrastrados por el sector turístico, los que destruyen empleo; construcción e industria también lo hacen, aunque en menor medida. Los parados registrados son 3.382.324, una cifra que no invita precisamente a la complacencia.

 

Con independencia de las consideraciones estacionales, de gran significación en este mes de agosto, la precariedad que refleja ese comportamiento no es nueva, y con ella la vulnerabilidad del patrón de crecimiento instalado en nuestra economía: los sectores que basan gran parte de su demanda en precios y costes reducidos determinan empleos poco cualificados y altamente precarios. Así, cuando la temporada turística concluye las bajas de afiliación se elevan espectacularmente y lo mismo ocurre con los datos de paro registrado.

 

Eso ahora sucede más fácilmente para las empresas que antes de la última reforma laboral, y en otros sectores, pero es una constante desde hace décadas. La temporalidad de los contratos laborales es de las más elevadas de las economías avanzadas. Según la patronal de empresas de trabajo temporal Asempleo, una cuarta parte de los contratos que se firman en España dura menos de siete días. De todos los contratos firmados en agosto, apenas el 7,5% eran indefinidos. Los contratos de una semana, de un día incluso, son demasiados frecuentes. Muchos empresarios dan de baja a un trabajador al acabar un mes y le vuelven a dar de alta al comenzar el siguiente. Incluso en sectores de la enseñanza se multiplican también esas bajas de contratos de profesores en junio o julio para dar de alta al inicio del curso siguiente. Una práctica ahora mucho más flexible, que incita a comportamientos empresariales poco ejemplares y, en todo caso, poco acordes con el respeto a los derechos básicos de los trabajadores.

 

No es un panorama esperanzador. En mayor medida dado el excelente comportamiento del sector turístico en lo que va de año. Si este redujera su expansión en el futuro se percibiría en los datos laborales, y estos seguirían condicionando esa débil confianza de los hogares españoles en la fortaleza de la recuperación y, en definitiva, en las instituciones. Flexibilizar a ultranza el mercado de trabajo no garantiza patrones de crecimiento más resistentes y modernos. La insuficiente inversión acaba confiando demasiado en salarios bajos y precariedad, e invirtiendo poco en capital físico, tecnológico y humano susceptible de aumentar de forma consistente la productividad y la disposición de ventajas competitivas más duraderas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress