Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Domingo, 3 de septiembre de 2017

Unidad con el Gobierno en el momento clave del 'procés'

Guardar en Mis Noticias.

«Haremos cumplir la ley con toda la fuerza de la ley», afirmó ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la reunión interparlamentaria que el PP celebró en Valencia. E insistió en que el Gobierno hará «cumplir la ley sin levantar la voz y sin entrar en ningún enfrentamiento estéril como pretenden los extremistas, con toda legitimidad, con moderación y proporcionalidad pero también con firmeza y determinación».

Pues bien, el momento de aplicar «toda la fuerza de la ley con firmeza y determinación» ha llegado. La primera batalla de esta guerra jurídica entablada por la Generalitat contra el Gobierno en su desafío al Estado se librará cuando el Pleno del Parlamento catalán se reúna para aprobar de forma exprés la Ley del Referéndum y posteriormente, el Govern firme el decreto de convocatoria del 1-O. Se producirá así una desobediencia flagrante a los mandatos del Tribunal Constitucional a la que el Gobierno tendrá que dar una respuesta inmediata.

 

El alcance de esa respuesta es lo que debe decidir el Ejecutivo en estos días. Lógicamente, el mismo miércoles, el Consejo de Ministros y el Constitucional suspenderán todas las decisiones adoptadas desde Cataluña, con lo que se habrá activado el temido choque de trenes. A partir de ahí, como informamos hoy, el Gobierno tiene preparados dos caminos. Uno es aplicar el artículo 155 de la Constitución, que establece «adoptar las medidas necesarias para obligar» a una comunidad autónoma «al cumplimiento forzoso» de sus obligaciones. Aunque hay quien piensa que ya no hay tiempo para aplicar el 155, informes jurídicos que tiene el Gobierno estiman que se puede poner en marcha en unos pocos días.

 

El segundo, es activar la Ley de Seguridad Nacional para «garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales». El Gobierno decidirá en su momento qué vía seguir, en el caso de que las decisiones de la Generalitat reclamen una respuesta contundente. Pero lo que debería quedar fuera de toda duda es que Rajoy debería contar con el apoyo de todas las fuerzas constitucionalistas, especialmente del PSOE y de Ciudadanos. No se entiende que tanto Pedro Sánchez como Albert Rivera sean renuentes a aplicar el artículo 155 con el peregrino argumento de que está «demonizado» por los independentistas porque se ha interpretado como una suspensión de la autonomía.

 

Lógicamente, Puigdemont y los separatistas van a demonizar cualquier medida que se oponga a sus intereses, pero el argumento de fondo debe ser que los socialistas y Ciudadanos no pueden oponerse a la aplicación de la Constitución para defender la propia Constitución. Dejar solo al Gobierno y no ofrecer al independentismo una respuesta unívoca y contundente en este momento clave del desafío al Estado es dar alas a los enajenados que pretenden romper España de forma unilateral e ilegal.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress