Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Miércoles, 30 de agosto de 2017
remitido

Cómo puede ayudarnos la psicología: te lo contamos todo acerca de la consulta psicológica y sus beneficios

Guardar en Mis Noticias.

Si estás atravesando un momento especial en tu vida, como puede ser un cambio de dirección en el camino que inicialmente habías trazado (un cambio de trabajo, de pareja), una situación que te genera mucha angustia o quizás una circunstancia que se ha enquistado y no te deja desarrollar tu vida cotidiana con plenitud, sigue leyendo. Te explicamos en este artículo el por qué es tan importante contar con la ayuda de un psicólogo y qué puede hacer una terapia por tí.

[Img #63173]Lo que llamamos malestar psicológico no es otra cosa que una alteración de nuestro equilibrio mental, que puede surgir y desarrollarse a partir de una multitud de circunstancias. Este tipo de alteraciones que crean problemas emocionales, pueden afectar varias esferas de nuestra vida y muchas veces logramos controlarlas por algún tiempo, pero esto no significa que desaparezcan, ya que en realidad no hemos solucionado el problema base, ni hemos explorado el origen de ese malestar, que es el único modo de comprenderlo y erradicarlo, o por lo menos controlarlo efectivamente. Conocer qué nos ocurre nos prepara para poder implementar herramientas útiles a fin de combatir los malestares y las angustias.

 

La vida actual, las presiones constantes, el trabajo y alta competitividad permanente, la familia y la angustia por el futuro, los problemas económicos, son todos motivos que pueden generar ansiedad. El director del centro “Psicologo Madrid”, Gerardo Castaño Recuero confirma el aumento de pacientes en consulta con problemas de ansiedad, lo que no es de extrañar.

 

Entonces, ¿qué puede hacer la terapia en estos casos? ¿Se necesita verdaderamente un psicólogo para enfrentar ciertos conflictos? Es importante antes que nada, detenernos un segundo y hacer una pequeña exploración de nuestro estado; muchas veces no logramos comprender lo que nos ocurre, y son los demás los que se dan cuenta. Quizás porque ponemos en marcha toda una serie de mecanismos compensatorios que en realidad, nos sirven sólo de forma provisional y aunque parecen efectivos en un análisis superficial, la realidad es que pueden producir mayores complicaciones en ciertas situaciones.

 

Estos mecanismos que se conocer con el nombre de mecanismo de defensa, no son otra cosa que estrategias psicológicas que desarrolla y pone en marcha nuestro inconsciente, en modo automático y cuando le parece, a los efectos de hacer más aceptable una determinada circunstancia o realidad que nos resulta dolorosa. Estos mecanismos funcionan de maneras variadas de acuerdo con la personalidad; a veces negamos las cosas; a veces las sublimamos; a veces, las racionalizamos. Se cual sea el mecanismo utilizado, lo cierto es que no solucionan el conflicto y este, al permanecer, sigue lastimando nuestra psique. Los mecanismos son sólo paliativos automáticos que, con la ayuda de un buen profesional, pueden trabajarse a fin eliminarse y poder ver finalmente, cuál es la razón del dolor psíquico y cómo podemos trabajarlo.

 

¿Cuándo es el momento oportuno para acudir a un psicólogo? Hay varias señales de alarma que pueden darnos la clave. Una de ellas es la pérdida del control. Si en un momento dado te encuentras completamente a merced de tus emociones y estas te invaden por completo (por ejemplo mucha furia y agresividad, o mucha tristeza y dolor) es una clara señal para que realices una consulta. Otra señal de alarma es si te encuentras atrapado en una espiral de toxicidad, sea cual sea el objeto al que eres adicto (puede ser una droga entendida como tal, puede ser el juego, o la comida o incluso las compras). Si ves que no puedes detenerte ante este tipo de estímulos, y que no logras controlarte, también es momento ideal para consultar con un profesional capacitado.

 

Otras veces, la sintomatología es más clara: tienes un miedo terrible, que te paraliza, pero que es completamente irracional, y no tienes modo de lidiar con él (por ejemplo, te angustia el sólo hecho de pensar en mucha gente reunida, y dejas de ir al cine o al teatro, o no logras por momentos ni siquiera salir a calle).

 

Y otras veces ante un determinado estímulo, empiezas a tener síntomas físicos: sudoración, palpitaciones, dolores de cabeza intensos, falta de aire, diarrea, opresión en el pecho. O ves que tienes el sueño alterado, no logras dormir y sufres de insomnio. Todas estas situaciones son indicadores claros de malestar psíquico, y aunque no lo creas, la consulta y el tratamiento son la solución efectiva para combatir todo tipo de estados, ya sean dominados por el estrés, la ansiedad o la angustia.

 

Lo más importante es darnos cuenta que estamos padeciendo, y para que este dolor no se perpetúe en el tiempo, dar el paso necesario y realizar una consulta, para así recuperar una vida normal, con altibajos naturales e inherentes a la vida misma pero sin esos “extras”, esos “excesos” que interfieren en tu vida laboral, familiar y social.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress