Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
.
Miércoles, 23 de agosto de 2017
remitido

¿Conviene regular la actividad ejercida por las escorts?

Guardar en Mis Noticias.

El pasado año fue bastante polémico a raíz de la inclusión en el cálculo del Producto Interior Bruto de aquellas actividades que llevan a cabo las escorts.

[Img #62944]

Una parte de la sociedad se mostró contrariada ante esta noticia, pero sus ánimos fueron calmados en cierta medida por multitud de economistas que salieron a la palestra afirmando que era positivo este paso y que, adicionalmente, debía procederse a una completa regularización de este tipo de trabajos que tienen como objetivo el de satisfacer los deseos de los clientes. Aunque se trata de un tema controvertido lo cierto es que existen una serie de argumentos irrefutables tanto a favor como en contra de que dichas profesionales pasen a disfrutar de los derechos que también tienen los demás autónomos y, por supuesto, cuenten con sus mismas obligaciones.

 

Entre los diversos problemas que se dan en España uno de los más graves es el de la economía sumergida. Conseguir que aflore no es demasiado complicado si se aplican una serie de medidas, tales como la de reducir la cuota de autónomos que resulta del todo inasumible para aquellas rentas que no superan el salario mínimo interprofesional. Otro método consiste precisamente en regular el trabajo ejercido por las chicas que desarrollan su actividad y ofreciendo sus servicios en portales de anuncios y publicidad como el de Escorts Factory dándoles placer a aquellos que se encuentran faltos de cariño y desean recurrir a los servicios de una auténtica experta. Legalizando por completo el mencionado empleo los tan extendidos pagos en negro pasarían a ser historia en este sector impulsando de nuevo el sistema económico del país que tan estancado se encuentra en la actualidad.

 

A nivel monetario lo cierto es que las ventajas son de gran relevancia. Y es que la cifra de escorts que ejercen su respetable profesión en territorio español es bastante elevada, aspecto que daría pie a un aumento de la cotización proveniente de los afiliados a la Seguridad Social, incrementándose el número de los mismos. Gracias a ello el Estado dispondría de una mayor cantidad de dinero con tal de afrontar las futuras pensiones que, según algunos expertos, corren peligro. Es innegable que en términos económicos dicha regularización sería muy positiva para todo el país. Sin embargo, a día de hoy sigue habiendo algunos detractores que alegan una serie de razones por las que no les parece bien el hecho de legalizar esta profesión.

 

Uno de los motivos que acostumbran a dar los individuos que se muestran contrarios a la legalización de las escorts es el de querer evitar que las chicas ejerzan de manera involuntaria, confundiendo dicha profesión con los servicios prestados en el mundo de la prostitución. Cualquier escort que trabaja en un negocio como el mencionado con anterioridad lo hace bajo unas excelentes condiciones laborales y de manera totalmente libre. De hecho, un considerable porcentaje de los clientes únicamente desean pasar un rato al lado de una persona que les dé afecto, recibiendo así el cariño del que carecen durante el resto del día. Por otra parte, el ambiente es muy selecto, solicitando los servicios de las escorts únicamente aquellos clientes que son cultos, educados y proporcionan un buen trato a las profesionales que les atienden. Con el paso del tiempo este tipo de trabajo ha empezado a ser visto con mejores ojos respecto a décadas anteriores, aunque todavía existe la contrariedad por parte de las personas que no comprenden que se trata de una labor como cualquier otra, estando destinada al simple fin de brindar un servicio placentero al cliente de la misma manera en que lo hace un masajista u otro empleado encargado de complacer a sus usuarios.

 

El debate relacionado con regularizar o no la actividad que desempeñan las escorts suele surgir periódicamente existiendo tanto personas favorables a ello como detractores. Aquellos individuos que son más tolerantes valoran positivamente el hecho de que no es un servicio discriminatorio, puesto que todos los gustos y preferencias se admiten gracias al abanico de trabajadores existentes en la actualidad, desde atractivas chicas hasta sugerentes transexuales y homosexuales. Así pues, cualquier usuario independientemente de su inclinación sexual puede recurrir a un negocio de escorts encontrando exactamente aquello que busca.

 

Hoy en día no es posible saber si tarde o temprano las escorts serán legalizadas al cien por cien, pero ciertamente es indicativo el paso dado el año 2016 incluyendo en el PIB las actividades realizadas por dicho sector. Los economistas no se cansan de repetir los puntos positivos que conllevaría una total regularización, pero la sociedad actual valora otros aspectos que también tiene en cuenta y que dan pie a una serie de discrepancias, las cuales adicionalmente se hacen patentes en el Gobierno que no termina de decidirse. Analizando profundamente la mencionada profesión la balanza termina decantándose en favor de la legalización, por lo que conviene regular cuanto antes las actividades efectuadas por las escorts.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress