Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Viernes, 18 de agosto de 2017

Malala en Oxford

Guardar en Mis Noticias.

En medio del espeso charco de vulgaridad y egoísmos, frivolidad y vanidades, que suelen componer las purulentas aguas de la noticia, viene un destello brillante y esperanzador, cuando nos enteramos de que Malala va a estudiar a Oxford.

Malala fue aquella criatura de once años que se enfrentó a los talibanes para defender el derecho a estudiar de las niñas. La que, a los quince, en el interior de un autobús fue requerida por su nombre y apellido Malala Yousafzai, y una vez identificada, le dispararon varios tiros que, por fortuna, no le costaron la vida, a pesar de que dos de ellos le dieron en la cara. Después de fallar, los talibanes la siguen condenando a muerte, y la asesinarán en cuanto puedan. A los diecisiete años Malala Yousafzai recibió el Premio Nobel de la Paz, que la convirtió en el Premio Nobel más joven de la historia, pero siguió dedicando su vida a defender el derecho de las niñas, en Pakistán y en todo el mundo, a estudiar, a adquirir conocimientos, a formarse.

 

Es cierto que su padre es un educador, y que dirige varias escuelas, pero el coraje de esta niña que a los 11 años decide enfrentarse a un sistema hostil y agresivo, representa uno de esos cuentos de hadas que, alguna vez se hacen realidad gracias, por cierto, al New York Times, la BBC, y muchos otros medios que se hicieron eco de la desigual lucha de Malala.

 

Malala habla pastún e inglés, pero el ingreso en la Universidad no ha sido sencillo, porque ha tenido que someterse a rigurosas entrevistas, como cualquier otra aspirante. Y comenzará a estudiar donde lo hicieron grandes personalidades del mundo de las humanidades y la Política. Aquella chica de 11 años que se atrevió a alzar la voz contra la discriminación, y a los quince estuvo a punto de morir asesinada, va a comenzar a estudiar en la Universidad de Oxford. Hay días en que noticias como esta te impelen a creer que la vida no es tan injusta.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress