Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

.
Sábado, 12 de agosto de 2017

Granjas tóxicas

Guardar en Mis Noticias.

Si algo ha caracterizado a la Unión Europea y ha producido frecuentes dolores de cabeza a los Estados miembros, ha sido su meticuloso afán por establecer con todo detalle normas para regular cualquier tipo de actividad. Por eso resulta particularmente llamativo que, a pesar de su manía regulatoria, haya estallado estos días un escándalo alimentario que afecta ya a 16 países de la región, y también a Hong Kong. Millones de huevos se retiraron del mercado en cuanto se descubrió que en centenares de granjas de las que procedían se había utilizado el fipronil para desinsectar a las aves del corral. Se trata de un pesticida prohibido en Europa para tratar a los animales que entran en la cadena humana. Consumir productos contaminados por este pesticida produce náuseas, dolores de cabeza y estómago y puede llegar a afectar a hígado, riñón y tiroides.

La primera señal de alerta de que existían remesas de huevos contaminados la dio Bélgica el 20 de julio, mes y medio después de localizar el problema, pero acusó a Holanda —que desaconsejó su ingesta a principios de agosto— de estar en la pista desde noviembre del año pasado.

 

Mientras tanto, el problema se extiende, porque han aparecido granjas contaminadas en Alemania y Francia.aumenta el númeor de granjas afectada. La insólita falta de comunicación inicial entre Bruselas y La Haya y la incomprensible tardanza en buscar soluciones a una intoxicación potencialmente grave ha dañado la credibilidad de los controles alimentarios de la Unión y perjudica el flujo comerical agrario europeo. Cuando se supo que el consumo de esos millones de huevos era nocivo para los niños, estalló la alarma y la credibilidad de las granjas holandesas y belgas quedó en entredicho.

 

Las policías de ambos países se han coordinado al fin y se han producido las primeras detenciones. Sólo cabe exigir, puesto que el mal ya está hecho, una minuciosa investigación para depurar responsabilidades personales y administrativas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress