Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 30 de junio de 2017

Sigan mirando de lado

Guardar en Mis Noticias.

Si a determinadas horas, en Atenas, París o Berlín, la mayoría de los ciudadanos no se arrodillan sobre una alfombra orientada hacia La Meca y se ponen a rezar, es debido a que hace casi quinientos años, en el Peloponeso, las naves del Papa, de la República de Venecia y de Felipe II, se enfrentaron en una batalla llamada de Lepanto, que dejó hecho trizas el imperio otomano.

En aquella OTAN, llamada Liga Santa, España venía a ser como Estados Unidos ahora, y casi el 80% de los barcos y de los marinos eran españoles. Fue una batalla decisiva para el cristianismo, aunque quedaron comunidades musulmanas habitando en los Balcanes.

 

Creo que fue anteayer, cuando Italia recibió a 12.000 inmigrantes en sus costas, en un solo día. Y ha comprobado que no se puede mirar hacia otro lado, porque esta vez no se trata de una invasión bélica, sino pacífica, unos pobres seres humanos huidos, que necesitan ayuda, y ya no es un gota a gota, porque 12.000 personas en un sólo día es un manguerazo de alta presión.

 

Aquí estamos muy entretenidos con el Brexit. Y el Reino Unido cree que como ya no está en la Unión Europea y tiene una frontera natural en el canal de la Mancha, no va a llegar nadie, pero se equivoca. Comprendí que esto es imparable, cuando hace ya bastantes años, descubrí en Calatayud un restaurante chino. "Joder -me dije- si los chinos han llegado a Calatayud será más fácil que los musulmanes lleguen a Orense".

 

Los 11.000 millones de euros que le cuesta a la UE el Brexit es un problema, pero el problemón, el que cambia la geografía, es el movimiento migratorio. Y es complejo. Y entre la caridad universal y suicida, y el egoísmo inhumano de levantar vallas y barreras y disparar contra lo que se mueve, hay muchísimos matices. Pero nadie parece dispuesto a abordarlos. Desde el inane y estúpido cartel del Ayuntamiento de Madrid -"Refugees Welcome"- hasta los falsos amagos en Bruselas de enviar tropas al lugar de conflicto, nadie hace nada, aunque los tontos presuman. Sigan mirando hacia otro lado. Y calcule que sus hijos o sus nietos, a una determinada hora, se arrodillarán sobre una alfombra, que, claro, les extenderá un robot.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress