Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 26 de junio de 2017
remitido

Cómo organizar una mudanza

Guardar en Mis Noticias.

Puede que algunas décadas atrás los cambios de domicilio fuesen acontecimientos señalados, celebrados incluso por su infrecuencia. Nada que ver con el panorama actual, cuando las condiciones laborales y las familiares obligan a dejar nuestro hogar y buscar uno nuevo. Uno se enfrenta entonces a lo que se conoce como mudanza: ese arte de embalar y desembalar, de llevar y traer, y de planificarlo todo. Un arte complicado y exigente, que requiere orden y previsión, y para el cual no existen milagros, pero sí trucos o pasos. A continuación, desarrollamos unos pocos a modo de breve guía.

[Img #61158]La primera idea que a uno se le puede pasar por la cabeza es recogerlo todo. Esta idea va acompañada asimismo de unas primeras sorpresas: aquel cuarto al que no solemos entrar escondía cajas llenas y hacinadas unas sobre otras; aquel armario en el que no nos solemos fijar guardaba ropa abarrotada e infinidad de libros… ¿La solución? Deshacernos de lo que probablemente jamás volvamos a emplear. Aprovechar aquello de casa nueva, vida nueva para llevar a cabo limpieza y criba de objetos personales. Incluso, podemos preparar un mercadillo para compensar la nostalgia con algo de beneficio económico.

 

En el futuro agradeceremos disponer de algo de espacio libre en nuestro nuevo hogar. Y esto, además, no significa que debamos renunciar a todas nuestras pertenencias. En este sentido, un buen destino para aquello que nos gustaría aparcar y quizás recuperar en el futuro es el servicio de Self Storage. Se trata del alquiler de trasteros a los que podremos acceder cuando lo necesitemos. En concreto, para el caso de las mudanzas en Madrid, hay empresas que cuentan con un amplio horario de apertura y ofrece la contratación de dimensiones flexibles.

 

Retomando el desarrollo de la mudanza, el embalaje representa un momento crítico. Es recomendable apostar por buenos materiales que protejan los enseres durante el traslado: papel de burbujas, sábanas viejas, cajas de cartón, etc. También nos será útil un carrito sobre el que mover los muebles desde la casa a la furgoneta. Asimismo, conviene ser meticulosos y etiquetar las cajas. El objetivo: hacer un inventario de la mudanza que evitará que perdamos algo, y que además nos permitirá tener nuestras pertenencias localizadas.

 

Por otro lado, muchos se preguntarán si es mejor realizar la mudanza por cuenta propia o, por el contrario, requerir los servicios de una empresa. La respuesta dependerá del volumen que necesitemos desplazar y también de nuestro presupuesto. Si contamos con el tiempo suficiente, lo más inteligente sería comparar los precios de las distintas compañías. Siempre es preferible pedir que visiten nuestro domicilio ya que, de esta manera, el coste orientativo se ajustará más al real.

 

Por último, el éxito total de la mudanza pasa por cuidar una serie de detalles que a menudo se pasan por alto. Entre las prisas y el embalaje, es habitual olvidar comida en la nevera o no poner atención en nuestra maleta de mano. En esta última llevaremos lo indispensable para pasar el par de días que dure el traslado.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress