Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 25 de mayo de 2017

No valen trampas

Guardar en Mis Noticias.

Comencemos por decir que lo verdaderamente grave, el mayor expolio de las arcas públicas, son los casos Gürtel, Lezo, Púnica y todos los relacionados con el Partido Popular. Pero, contratar un asistente y no pagarle la Seguridad Social, como ha hecho el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique es un fraude de ley se mire como se mire.

Ha recurrido la sanción, muy elevada por cierto. Dice tener dinero para pagarla pero alega que así protege de una injusticia a los "millones de familias que participan de la economía sumergida". Y ahí es donde está lo peor de esta historia; en el relato exculpatorio que se ha construido, diciendo de entrada que creía que el hombre que le ayudaba a levantarse, vestirse o ducharse era autónomo y lo compara con un fisioterapeuta. ¿De verdad cree Echenique que el nivel salarial es el mismo y que un asistente a domicilio gana lo suficiente como para pagarse las cuotas? ¿No sabe que a las asistentas que ayudan a las personas mayores en sus casas hay que pagarles la Seguridad Social? ¿Durante los dos años que trabajó en su casa no le preguntó, en plan colega, si estaba al día con las cuotas? Es verdad que Mariano Rajoy todavía no ha comparecido, ni siquiera en rueda de prensa, a explicar los casos de corrupción que enfangan a su partido. Que pretende declarar como testigo en el caso Gürtel por videoconferencia desde Moncloa. Que a la izquierda se le mira con lupa y el nivel de tolerancia es menor.

 

Todo lo anterior es cierto, pero Podemos vino para regenerar la vida pública, para acabar con la casta, para defender a los desfavorecidos de la crisis. Y, posiblemente, el asistente de Echenique era uno de ellos. Por eso es grave que las declaraciones de principios y las frases grandilocuentes no se compadezcan con la realidad. Que, cuando se tiene cerca a uno de los perdedores, se haga trampas para no pagar la Seguridad Social que es su pensión del día de mañana.

 

A Echenique, como a cualquier político pillado en una infracción, le es exigible que se disculpe, que diga sencillamente que se equivocó, que obró mal, y no castigue a la opinión pública con un relato de más de un folio amparándose en esa "masa sin posibles que, por falta de alternativas, vive en la economía sumergida". No es su caso.

 

También es verdad que la Ley de Dependencia, sin partida presupuestaria, es una estafa para las familias que tienen derecho a una prestación. Seguramente es cierto que con este asistente intentaba paliar el esfuerzo familiar por atenderle. Pero en su situación están la inmensa mayoría de los dependientes de este país y con muchos menos ingresos. Si todos hicieran lo mismo se crearía un subempleo sin derechos, sin prestaciones, el punto más bajo de la escala laboral.

 

Resulta incoherente cantar la Internacional, al grito de "arriba parias de la tierra", y no pagar la Seguridad Social a alguien que está peor que tu.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress