Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 13 de mayo de 2017

Militantes a años luz de los 202 escaños

Guardar en Mis Noticias.

Los votos de los militantes no son suficientes para ganar las elecciones. De tal forma que un líder que sea arropado por la militancia interesada de su partido no tiene garantizado, en ningún caso, que pueda ser elegido ya no sólo jefe de Gobierno, sino tampoco jefe de la oposición cuando llegue a las urnas de verdad, las de los comicios del país. El riesgo está también en que PodEmos quiere influir en las primarias y amenaza con podar el rosal del PSOE.

[Img #59655]Cuando un PSOE partido por dos, por no decir por tres, se convierte en un nido de militantes radicales, sin ideas y sin debate de propuestas, lo único que puede ocurrir es que vea reducidos sus votos después en cualquier contienda electoral a ese grupo de votantes-militantes, o sea, puede reducir el partido a ese porcentaje del 6 por ciento a lo francés, véase pues lo ocurrido en Francia; es decir: puede suponer que un líder socialista español sea líder de un gran partido con sólo el apoyo de 60.000 militantes en un país que tiene 48 millones de personas. No es pues un gran aval para erigirse en líder de nada a nivel estatal.

 

El PSOE que llegó a tener en su momento álgido un total de 202 escaños (48% de los votos) con un líder carismático, Felipe González, y un programa realista -abandonado el idealismo caduco rojomarxista-, se encuentra ahora en plena catársis. 

 

Tiene que cambiar el chip. O da un paso adelante o vuelve al reciente pasado lastrado por un exsecretario general que perdió dos elecciones consecutivas y redujo el suelo de los socialistas a 90 y luego hasta los 85 escaños (22% de los votos). Nunca había bajado de los cien escaños en 11 elecciones.

 

El PSOE no debería por tanto volver a elegir como líder a un entrenador que ya ha bajado a Segunda División al equipo y se empeña, una y otra vez, en no contar con los mejores jugadores ni con los mejores preparadores para el cuadro técnico, sino sólo con los hinchas más ultras, que son los que más jalean, sí, pero no los que mejor juegan (los barones son sus enemigos, y eso que saben al menos lo que es gobernar).

 

Eso sí, todo partido tiene derecho a hacerse el harakiri. Y nada como apelar a los instintos más reaccionarios de los militantes para intentar encumbrarse de nuevo en un salto del partido hacia la nada. 

 

Así, los observadores políticos ven que en el PSOE cuando faltan las ideas sacan dos banderas desgastadas por el tiempo: el antifranquismo y el anticlericalismo. Desenterrar a Franco y quitar de la tele la misa de los domingos (esto es podemita, bien es verdad), por señalar dos de las últimas boutades propias de la extrema izquierda, es algo que ya no suma votos, aunque sí pueda enervar la vena del cuello para el mitin de turno, -como lo de llevar a algunos a romper con odio fotografías de una mujer en el Senado, sin que ninguna feminista progre lo denuncie-.

 

El PSOE tiene ante sí la tesitura de poder elegir a su nuevo mirlo blanco, una mujer, Susana Díaz, que al menos sabe lo que es España y a la que se le entiende todo, llena de carácter y potencial para ser la nueva líder de los socialistas, o el pasado del exsecretario, Pedro Sánchez, dispuesto a aliarse con extremistas y nacionalistas independentistas, de criterio cambiante, que no atrae los votos moderados en las elecciones generales y que apela a la militancia como si fueran verdaderos militantes solamente los que le votan a él. Luego está Patxi López (el que llegó a lehendakari gracias al PP), y que quiere ejercer de pacificador presuntamente. Deshojando la rosa siguen, hasta que no queden pétalos, salvo que a última hora sea salvado todo el rosal de la podemización. O sea, de la poda.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Sábado, 13 de mayo de 2017 a las 20:19
neike
Claro, los militantes van a elegir a la candidata que le guste a la derecha ¿y que más?

MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress