Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 13 de mayo de 2017
la ONU exige la creación de 'zonas seguras' en el país

Al Assad no confía en el proceso de paz para Siria de Ginebra

Guardar en Mis Noticias.

El presidente de Siria, Bashar al Assad, considera que las conversaciones de paz que se celebrarán, de nuevo, en Ginebra a partir del día 16 de mayo son "solamente una reunión para la prensa".

[Img #59638]"No hay nada sustancial. Ni siquiera algo entre un millón. Es nulo", ha sostenido el jueves, explicando que es así porque requiere que el Gobierno haga "concesiones" y no las hará "por una simple razón": "este país no me pertenece a mí solo".

 

"Cualquier concesión a nivel nacional no es una prerrogativa del presidente, necesita una decisión, una decisión popular, que se produce a través de un referéndum", ha defendido Al Assad, enfatizando que únicamente está en posición de hacer "concesiones personales, que no tienen importancia para el pueblo ni para la crisis y que, en cualquier caso, nadie las ha pedido".

 

Asimismo, ha defendido que las cuatro 'zonas seguras' que se han creado por virtud de un acuerdo mediado por Rusia, Turquía e Irán ofrecen a los grupos armados que luchan contra su Gobierno la oportunidad de "reconciliarse con el Estado".

 

"El objetivo es, en primer lugar, proteger a los civiles y, en segundo lugar, dar a los rebeldes interesados en ello una oportunidad de reconciliarse con el Estado, como ya ha ocurrido en otras zonas. Así que la desescalada del conflicto en estas áreas es una oportunidad de aclarar su estatus, por ejemplo, deponer las armas y volver para una amnistía", ha dicho.

 

Al Assad ha apuntado que "es también una oportunidad para los grupos armados que quieren expulsar a los terroristas, especialmente a Estado Islámico y al Frente al Nusra --actualmente llamado Frente Fatá al Sham--, de esas zonas", donde, ha dicho, "hay una mezcla de civiles y terroristas" y, a su vez, de terroristas procedentes de distintas organizaciones, así como "bandas" criminales.

 

Para Al Assad, estas cuatro zonas seguras son sin duda un éxito del proceso de Astaná, patrocinado por Moscú, Ankara y Teherán, que ha valorado especialmente porque representa "la idea correcta", si bien ha advertido de que su resultado final dependerá de que los "terroristas" --término con el que suele referirse a los rebeldes-- y los países occidentales decidan apoyarla.

 

Por su parte, para el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, el acuerdo sobre la creación de 'zonas seguras' en el país podría impulsar las conversaciones de paz en las que el organismo internacional media en Ginebra.

 

"Es necesario golpear el hierro cuando está caliente", ha dicho, tras confirmar que la próxima ronda de conversaciones tendrá lugar entre el 16 y el 19 de este mismo mes.

 

En este sentido, ha indicado que será "más de tipo empresarial, relativamente corta comparada con otras reuniones", apuntando a "reuniones más íntimas en salas más pequeñas, donde cada uno se pueda mirar a los ojos".

 

De Mistura ha argumentado que así "uno puede avanzar más en discusiones de proximidad que en un encuentro formal con todas las partes en la misma habitación". "Por supuesto, pretendemos buscar un momento para volver a ese formato", ha asegurado.

 

Así, ha insistido en que "la prioridad es consolidar el alto el fuego", resaltando que el citado acuerdo firmado en la capital de Kazajistán, Astaná, sobre la creación de 'zonas seguras' es un paso en la buena dirección.

 

Por último, ha recalcado que, además de su creación, es necesario que estas zonas impliquen un mayor acceso de ayuda humanitaria a las áreas, resaltando que la ONU "tiene mucha experiencia" respecto a la aplicación de este tipo de acuerdos.

 

ERDOGÁN PEDIRÁ A TRUMP QUE NO APOYE A LAS MILICIAS KURDAS

 

El conflicto de Siria va más allá del enfrentamiento entre el régimen de Damasco con Estado Islámico y grupos rebeldes. Turquía es uno de los países que más interés tiene en el desarrollo del mismo por su propio contencioso con las reclamaciones territoriales de la minoría kurda.

 

En este sentido, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pedirá la semana próxima al presidente estadounidense, Donald Trump, que rompa definitivamente su relación con las milicias kurdas sirias (YPG) que combaten contra Estado Islámico en Siria por suponer una amenaza para la población turca.

 

Así lo ha hecho saber Erdogan durante una comparecencia en Estambul donde ha anticipado los temas que discutirá con Trump durante su viaje a Washington los días 16 y 17 de mayo, cuando espera que se abra "un nuevo periodo en las relaciones entre ambos países", y en los que se incluye la posible extradición del clérigo Fetulá Gulen, exiliado en Estados Unidos, y a quien Erdogan acusa de golpista. "Lucharé hasta el final para conseguirlo", ha aseverado el presidente.

 

Erdogan viaja a Washington tras ver significativamente aumentados sus poderes como jefe del Estado turco, y después de pedir durante meses a Estados Unidos que se desvincule de las Unidades de Protección Popular, una fuerza que contaba con la admiración de la pasada administración Obama por su eficacia en la lucha contra Estado Islámico.

 

Para el Gobierno turco, por contra, las YPG no son más que una mera extensión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la organización armada que lleva décadas en guerra contra el país, y que Ankara ha denominado grupo terrorista.

 

"La afinidad que Estados Unidos mantiene con esta banda terrorista no da muy buena imagen a los americanos", ha declarado el presidente turco antes de señalar que "el único país realmente amenazado por la situación en Siria no es ni Estados Unidos ni Rusia, sino Turquía", según comentarios recogidos por el medio turco 'Hurriyet'.

 

"Y, por ello, no puedes luchar contra el terrorismo (de Estado Islámico) con más terrorismo", ha declarado Erdogan, aunque ha dicho comprender "el momento de transición en el que se encuentra" Estados Unidos y que la decisión de armar a las YPG procedió del predecesor de Trump, Barack Obama.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress