Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 18 de abril de 2017
remitido

Cómo y por qué presentarse a unas oposiciones

Guardar en Mis Noticias.

La realidad laboral en España sigue siendo crítica. Por un lado, se cuenta con más de un 18% de la población activa en situación de desempleo. Aclarar que estas cifras no muestran, en realidad, la situación a este respecto pues son muchas las personas que, aún no estando inscritas como demandantes de empleo, se encuentran sin trabajo y esto por no hablar de un importante número de españoles que ha decidido irse al extranjero en busca de un futuro mejor (o, al menos, para tener uno).

[Img #58779]Por otro lado, hay numerosos empleos considerados como estacionales o con unas condiciones difíciles de aceptar en el largo plazo.

 

Siendo así, la noticia por parte del gobierno en la que han hecho pública la convocatoria de 250.000 plazas para los próximos tres años llega como un golpe de aire fresco. A esto se suma que, para cubrir jubilaciones previstas, se contará con un cupo extra de 67.000 plazas más. En http://www.jurispericia.com saben muy bien lo que esto conlleva. Un importante número de interesados requerirán de ayuda para lograr su objetivo: un buen trabajo indefinido. En esta escuela llevan años haciéndolo y consiguiendo buenos resultados.

 

Si eres de los que dudan sobre si es buena idea o no presentarse a unas oposiciones has de saber que lleva consigo unas cuantas ventajas más que atrayentes. Para empezar, ofrece seguridad (algo que no se puede conseguir en ningún otro puesto de trabajo) A no ser que se cometa una infracción grave o un delito ese puesto será de la persona en cuestión de por vida. Para continuar, si bien es cierto que son trabajos en los que se exige dedicación esto no resta para que el estrés esté fuera de la ecuación y para que se respete al máximo al trabajador, así como sus días de descanso y vida privada (las horas se cumplen a rajatabla y, en el caso de tener que hacer horas extras, lo que sería una excepción, siempre se pagan como tales) Por último, aunque hay más, hay una serie de derechos que van implícitos como es el hecho de que hombres y mujeres cobren lo mismo.

 

Pese a todo hay que tener en cuenta que presentarse a unas oposiciones es igual que prepararse para una carrera de fondo: requiere de constancia, motivación y dedicación para poder conseguir resultados y es aquí donde intervienen de manera clave escuelas como Jurispericia (http://www.jurispericia.com) que llevan más de 70 años formando y ayudando a sus alumnos para que consigan aprobar y logren hacerse con el puesto soñado.

 

Antes de embarcarse en este proyecto es importante valorar todas las posibilidades existentes para poder elegir aquella que resulte ser más adecuada. La información es fácilmente accesible y se puede encontrar el perfil que se busca, las funciones a desempeñar, titulaciones requeridas (de ser el caso), temario y salario. Antes de nada hay que tener esto claro. Y lo segundo, e igualmente importante, es el hecho de saber que opositar es como cualquier trabajo y, por tanto, requerirá de un mínimo de horas todos los días para el estudio. De no ser así, difícilmente se conseguirá nada.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress