Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 4 de abril de 2017
según un estudio de científicos británicos y suizos

Un antibiótico podría prevenir o tratar el estrés postraumático

Guardar en Mis Noticias.

Un antibiótico común llamado doxiciclina puede alterar la formación de pensamientos negativos y miedos en el cerebro y puede resultar útil en el tratamiento o la prevención del trastorno de estrés postraumático (TEPT), según un estudio de científicos británicos y suizos.

[Img #58359]En un ensayo especialmente diseñado con 76 voluntarios sanos a los que se suministró el medicamento o un placebo, los que tomaron la doxiciclina presentaron una respuesta al miedo un 60 por ciento más baja que los que no lo consumieron.

 

Los científicos dijeron que los antibióticos funcionan de esta manera porque bloquean ciertas proteínas fuera de las células nerviosas, llamadas enzimas matriz, que nuestros cerebros necesitan para formar los recuerdos.

 

"Hemos demostrado una prueba de principio de un tratamiento completamente nuevo para el TEPT", dijo Dominik Bach, un profesor del University College de Londres y de la Universidad de Zúrich, que codirigió el equipo de trabajo.

 

En la prueba experimental, se suministró a los voluntarios doxiciclina o un placebo y se les puso delante de un ordenador. La pantalla mostraría una luz azul o roja, y uno de los colores estaba asociado con un 50 por ciento de posibilidades de sufrir una descarga eléctrica dolorosa. Después de 160 flashes de luz con colores en un orden aleatorio, los participantes aprendieron a asociar el color 'malo' con la descarga.

 

Una semana después, sin medicación, los voluntarios repitieron el experimento. Esta vez no había descargas eléctricas, pero se emitía un fuerte sonido después de que se mostrase cada color.

 

Las respuestas al miedo se midieron calculando los parpadeos, ya que esta es una respuesta instintiva a amenazas repentinas. Se calcularon restando la respuesta base de referencia –al sonido del color 'bueno'– a la respuesta al sonido cuando se mostraba el color 'malo'.

 

Mientras que la respuesta al miedo era un 60 por ciento más baja en aquellos que habían tomado la doxiciclina en la primera sesión, los investigadores encontraron que otras medidas -incluyendo la memoria sensorial y la atención- no resultaron afectadas.

 

"Cuando hablamos de reducir la memoria al miedo, no hablamos de borrar la memoria de lo que pasó", dijo Bach en unas declaraciones sobre los resultados.

 

"Los participantes pueden no olvidar que recibieron una descarga cuando la pantalla estaba roja, pero sí 'olvidan' asustarse de manera instintiva la próxima vez que vean una pantalla roja (...). Aprender a temer amenazas es una habilidad importante... que nos ayuda a evitar peligros. (Pero) sobrepredecir las amenazas puede causar un tremendo sufrimiento y trastornos como el TEPT", señaló.

 

El TEPT se causa por un recuerdo al miedo sobreactivo e incluye un amplio rango de síntomas psicológicos que se pueden desarrollar después de que alguien atraviese un episodio traumático.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress