Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 10 de marzo de 2017
eeuu ENVÍA MARINES MIENTRAS se anuncia una nueva ronda de negociaciones en Astaná

El Ejército de Al Assad acusa a Turquía de bombardear sus posiciones

Guardar en Mis Noticias.

Los bombardeos y los muertos en Siria se suceden a diario, a pesar de los anuncios de tregua que no terminan de cumplir ninguno, y pese a los esfuerzos de la ONU de seguir manteniendo contactos entre las partes que redunden en una salida al conflicto, que ya dura seis años.

[Img #57423]El Gobierno de Kazajistán ha anunciado que la próxima ronda de diálogo sobre Siria tendrá lugar los días 14 y 15 de marzo en la capital, Astaná. En la misma participarán delegaciones de alto nivel de Rusia, Turquía e Irán y se ha invitado a Naciones Unidas, EEUU y Jordania. Por su parte, ACNUR ha exigido a la comunidad internacional que redoble las ayudas y esfuerzos para aliviar el sufrimiento y sacar de "la encrucijada" a miles de sirios.

 

Sin embargo, en el marco del conflicto que continúa, el Gobierno de Bashar Al Assad ha acusado al Ejército de Turquía de bombardear con cohetes y proyectiles de artillería sus posiciones en la región de Manbij, ubicada en la provincia de Alepo (norte). Fuentes militares citadas por la agencia estatal siria de noticias, SANA, han afirmado que los ataques han causado muertos y heridos, sin dar más detalles al respecto.

 

Asimismo, han indicado que estos ataques "son un intento de detener los éxitos y progresos del Ejército sirio y las fuerzas que le respaldan en su guerra contra las organizaciones terroristas y los grupos afiliados para restaurar la estabilidad y la seguridad en Alepo y la totalidad del territorio sirio".

 

El Gobierno sirio ha denunciado en numerosas ocasiones las operaciones militares lanzadas por Turquía en el norte del país, recalcando que Damasco no ha dado su permiso para la entrada de tropas del país vecino.

 

El lunes, la milicia Consejo Militar de Manbij --apoyada por Estados Unidos-- cedió el control de varias localidades de Alepo a las fuerzas leales al Gobierno de Siria, en el marco de un acuerdo impulsado por Rusia y con el que se pretende rebajar la tensión en la zona.

 

La zona ha sido un foco constante de tensiones en las últimas semanas, habida cuenta de la gran cantidad de actores implicados en una operación que, teóricamente, tiene como objetivo final la derrota del grupo yihadista Estado Islámico.

 

A la implicación de los rebeldes apoyados por Estados Unidos y de las fuerzas del Gobierno sirio, respaldadas por Rusia, se suma la operación lanzada por las fuerzas de Turquía, que apoya al Ejército Libre Sirio (ELS).

 

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha advertido de que su Gobierno no descarta avanzar hacia Manbij sin hablar antes con Washington y Moscú, en la medida en que las cosas serían "mucho más complicadas".

 

EEUU ENVÍA MARINES

 

Por su parte, Estados Unidos ha enviado un pequeño contingente militar a Manbij para evitar un posible enfrentamiento entre las fuerzas del ELS, y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas principalmente por milicias kurdas, apoyadas por Washington.

 

Las FDS, que incluyen a las milicias sirias YPG, cortaron este lunes la carretera entre Raqqa y la provincia de Deir Ezzor, bastión de los yihadistas, infligiendo un duro revés a Estado Islámico, que actualmente se enfrenta a una dura presión militar tanto en Siria como en Irak.

 

Estado Islámico está perdiendo terreno debido a tres campañas separadas en el norte de Siria: la de las FDS, la del Ejército sirio respaldado por Rusia y la de Turquía y los rebeldes sirios a los que apoya. El avance de las FDS ha supuesto que todas las carreteras principales que salen de Raqqa están cortadas.

 

APOYO

 

Ahora, las milicias respaldadas por Estados Unidos planean capturar las zonas rurales aledañas y avanzar hacia la ciudad para aislarla por completo, según explicó el portavoz de las FDS, Talal Silo, a Reuters.

 

Las FDS, que incluyen a las milicias kurdas YPG y a grupos árabes, lanzaron su campaña en noviembre con el objetivo final de arrebatar Raqqa a Estado Islámico, con apoyo de los bombardeos aéreos y las fuerzas espaciales de la coalición que lidera Estados Unidos.

 

En el marco de las operaciones en el norte de Siria, Turquía que lucha para eliminar de la zona a los kurdos y a Estado Islámico, ha anunciado el viernes que han matado a 71 milicianos de las fuerzas kurdas Unidades de Protección Popular.

 

Los combates entre los fuerzas rebeldes apoyadas por Turquía y las YPG, ambas aliadas de Estados Unidos en la lucha contra Estado Islámico, amenazan con socavar los esfuerzos de Estados Unidos para forjar una coalición que logre expulsar a Estado Islámico de Raqqa.

 

Turquía está alarmada por la posibilidad de que Estados Unidos se alinee con las YPG en la ofensiva para hacerse con Raqqa para excluir a sus fuerzas. Washington sostiene que está dando pasos para inmpedir un conflicto entre las fuerzas turcas y las YPG, que Ankara cataloga como terroristas por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress