Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 23 de febrero de 2017
remitido

Minicréditos rápidos para imprevistos domésticos

Guardar en Mis Noticias.

Basta que estés atravesando una mala racha con el trabajo para que surjan más problemas que terminen por arruinar un mes que empezó mal y parece que va a terminar aún peor.

[Img #56853]Lo cierto es que cualquiera de nosotros puede encontrarse con una situación en la que esté apurado de dinero y comiencen a salirle compromisos económicos ineludibles, como pueden ser los imprevistos domésticos.

 

Si revienta una cañería o se estropea la nevera, será necesario llamar al fontanero o al técnico para que lo solucionen lo antes posible. Por suerte, existen los minicréditos rápidos que pueden sacarnos de un apuro.

 

¿Cuáles son las características de los minipréstamos rápidos?

 

El dinero está en tu poder en tiempo récord

 

Este tipo de créditos son increíblemente rápidos. Los préstamos urgentes clásicos se gestionan en alrededor de 24 horas. Sin embargo, con los minicréditos puedes tener el dinero en tu cuenta en cuestión de minutos. Esa sí que es una opción rápida capaz de solventar cualquier emergencia.

 

Importes pequeños y ajustados

 

Cuando hablamos de solventar un imprevisto doméstico, no nos referimos a hacer una reforma integral. ¡Eso no es un imprevisto!

 

Nos estamos refiriendo a pequeñas averías u otro tipo de emergencias que requieren poco dinero.

Desgraciadamente, si estamos a finales de mes o atravesamos un mal momento, es posible que no contemos con el efectivo suficiente y hayamos apurado el crédito de la tarjeta. En algunos casos, puede que no contemos con una tarjeta de crédito.

 

Este tipo de préstamos rápidos tienen unos intereses más elevados que los préstamos bancarios tradicionales, así que nunca deben ser utilizados para pedir cantidades elevadas de dinero, sino pequeños importes. De esa manera, aunque los intereses que haya que pagar sean mucho más altos, el impacto sobre tu bolsillo seguirá siendo razonable.

 

Plazo de devolución breve

 

Finalmente, los plazos de devolución de los minicréditos rápidos para imprevistos son muy breves. Concretamente, suelen oscilar entre un mínimo de 7 días y un máximo de 30.

 

¿Cuáles son los imprevistos domésticos que se pueden cubrir con un minicrédito?

 

Como acabamos de comentar hace un momento, este tipo de imprevistos suponen pequeños desembolsos económicos, pero lo suficiente como para necesitar una ayuda extra.

 

Averías domésticas

 

En principio, las averías domésticas suelen estar cubiertas por el seguro de la vivienda, suponiendo que cuentes con uno. Sin embargo, puede darse el caso de que tengas que adelantar el dinero para realizar la reparación, especialmente si se trata de algo urgente como, por ejemplo, una gotera, la rotura de una cañería y algún tipo de problema con el tendido eléctrico.

 

Electrodomésticos estropeados

 

Durante los primeros años tras la compra, los electrodomésticos cuentan con una garantía del fabricante. Terminado ese plazo, estarás solo ante el peligro. Quizá hayas contratado un seguro que te cubra las reparaciones de los electrodomésticos, lo cual supone un encarecimiento de la prima, por cierto.

Sea cual sea el caso, es muy posible que determinados electrodomésticos sean indispensables en tu día a día, por lo que tendrás que hacer frente al pago de su reparación o sustitución lo antes posible. El calentador de agua, la nevera, la lavadora e incluso tu ordenador de sobremesa pueden estar entre esos electrodomésticos que necesitas de forma permanente.

 

Compra de ropa y material escolar de los niños

 

Cuando menos te lo esperas, a tus hijos se les queda pequeña la ropa antes de lo previsto. También puede ocurrir que el colegio establezca algún tipo de material escolar que no tenías previsto.

 

Estas situaciones son más frecuentes de lo que pueda parecer y, obviamente, no admiten retrasos.

 

Pagar el crédito de la tarjeta

 

Si te acostumbras a pagar con la tarjeta de crédito y no mantienes un control de tus gastos, podría ocurrir que algún te encuentres con que el crédito que debes amortizar es superior al saldo que tienes en tu cuenta.

 

Por regla general, los intereses de una tarjeta son elevados pero no tanto como los de un mini-crédito, así que suele resultar más conveniente fraccionar tus pagos y pagar el interés de la tarjeta.

 

Pero ¿y si te has despistado y te han pasado el cargo en la cuenta? ¿Y si el mínimo que tienes amortizar es superior al saldo que tienes disponible?

En esas situaciones, necesitas conseguir el dinero inmediatamente. De hecho, los bancos suelen llevar a cabo 2 intentos el mismo día del cobro, así que sueles tener un máximo de 12 horas.

 

Esto es crítico porque las comisiones que el banco te cobrará cuando entres en descubierto podrían ser mayores que los intereses que pagarías por un préstamo rápido para cubrir ese imprevisto.

 

Recibos y facturas domésticas

 

Finalmente, los recibos y las facturas domésticas es algo que cuesta mantener bajo control. Al fin y al cabo, no hay manera de estar seguros de cuánta luz, cuánto gas natural o cuánta ahora has consumido los últimos meses. Si te llega un recibo muy abultado y te ves obligado a pagarlo -aunque sea sólo una parte- y no dispones del dinero, puedes recurrir a un minicrédito.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress