Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 17 de enero de 2017

La hijuela de Sánchez

Guardar en Mis Noticias.

A Susana Díaz, a la Gestora y a los dirigentes territoriales con mayor poder y mando en plaza el sprint de Patxi López saliendo a escape en una carrera de que va a durar cinco meses, quizás les haya sorprendido un algo e incomodado un poco. Pero a quien ha dejado helado ha sido a Sánchez y sus desfallecientes fuerzas. A Pedro, su "amigo" Patxi le ha madrugado. Le ha quitado la cartera y ahora, además, quiere que le entregue hasta la hijuela.

Alguno podía pensar que el vasco era una liebre. Pero está claro que no. López cree que tiene una posibilidad y que esa pasa por conjuntar en torno a sí a las tropas críticas del PSOE a quienes une, más que un proyecto, un enemigo común: Susana Díaz. Porque esa es la argamasa esencial de la operación: Susana NO. Todo lo demás es vestir la mona.

 

El problema de López es que en realidad tales tropas, los peones de ese ejercito no son suyos, son de Sánchez y está por ver que aunque él haya logrado pactar con el puñado de los de a caballo, a barones con feudo solo llega Armengol, la infantería le va a seguir. Porque, y esa es otra los apoyos territoriales de ese sector, son precisamente de los lugares donde más desguazado ha quedado el PSOE y donde sus resultados electorales son más penosos. Galicia, Rioja, Murcia, Castilla y León y Madrid están bajo mínimos y con líderes de raquítico prestigio. En la propia comunidad de la que proviene el propio Patxi, el País Vasco, y donde han pillado subsidiariamente gobierno, la cosecha de votos fue, ya llueve sobre mojado, la peor de su historia. Pero bueno, es un poder orgánico a tener en cuenta. Eran los apoyos de Sánchez y son los que le han abandonado como lo ha hecho el propio López, el que le iba aconsejando lo que debía hacer, incluso lo de dejar el escaño, para acabar por completar lo que, y si se dejan aparte eufemismos, es simple y llanamente una traición.

 

Que Sánchez se ha buscado añadiendo cada día una torpeza, desde aquella entrevista con Évole que lo desnudó y lo destruyó. Desde ahí y día a día Pedro Sánchez ha puesto al descubierto lo que muchos sabían pero había también tantos empecinados en negar, que su talla e inteligencia políticas no son precisamente para destacar jugando al baloncesto político ni siquiera en Liliput.

 

Ahora su situación pudiera parecer y lo parece, terminal. Pero cuidado con su capacidad de destrucción. Ahora, y más que contra nadie, contra López. Porque la pregunta es qué va a hacer Sánchez. ¿Consentirá que López "herede" el Pedrismo sin Pedro o dará la batalla hasta el final?. Pero aun si se retira ¿hasta qué punto sus huestes van a estar dispuestas a apoyar a López, el traidor?.

 

Esa es de fondo la debilidad y la inconsistencia de Patxi López, que en realidad tropas propias no tiene ninguna, que es una especie de Juan sin Tierra, que su "coalición" es una conjunción de perdedores y que sabe que de quien depende en realidad que tenga una mínima posibilidad es de aquel a quien ha traicionado. Porque si Pedro Sánchez se presenta para López "apaga y vámonos".

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress