Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 7 de enero de 2017
héroe de la democracia portuguesa

Fallece Mario Soares a los 92 años

Guardar en Mis Noticias.

El ex primer ministro de Portugal Mário Soares ha fallecido a los 92 años de edad en Lisboa, según ha confirmado un portavoz del Hospital de la Cruz Roja de Lisboa, donde llevaba ingresado desde el pasado 13 de diciembre por una fuerte indisposición.

[Img #55148]Mario Alberto Nobre Lopes Soares ingresó entonces en estado crítico y tras diez días en cuidados intensivos pasó a una habitación de planta. Sin embargo, el 24 de diciembre sufrió un agravamiento y fue llevado de nuevo a cuidados intensivos, donde permaneció hasta este sábado, cuando finalmente falleció, informan los medios portugueses.

 

Los actos fúnebres durarán tres días y se instalará la capilla ardiente en el Monasterio de los Jerónimos, sede del Panteón Nacional portugués. Después el cuerpo será trasladado a su casa de Campo Grande con parada en la Cámara Municipal de Lisboa --órgano ejecutivo del Ayuntamiento de Lisboa--. Sí se descarta que haya misa por su laicidad declarada.

 

Al tercer día se llevarán los restos de Soares al claustro de la Cámara, donde habrá una ceremonia con intervenciones de la familia, del presidente de la República, del primer ministro y del presidente de la Asamblea de la República.

 

Desde allí el cortejo fúnebre se desplazará hasta el Palacio de Belém --sede de la Presidencia--, a la Fundación Mário Soares, a la Asamblea de la República y a Largo do Rato --plaza del Ratón, sede del Partido Socialista-- y finalmente al Cementerio de los Placeres.

 

HÉROE DE LA DEMOCRACIA

 

En cada uno de los momentos históricos clave de las últimas décadas de la historia portuguesa surge la figura de Soares: lucha contra la dictadura, revolución y regreso de la democracia, opción europeísta y consolidación democrática. Soares lo ha sido todo en Portugal a nivel político: diputado, ministro, primer ministro, presidente y eurodiputado.

 

Soares, autoproclamado "socialista, republicano y laico", defendió estas ideas desde sus tiempos de estudiante de Historia y Derecho en la Universidad de Letras de Lisboa en los que inició su actividad política contra la dictadura de Salazar, que le costó 13 detenciones de la Policía política y una deportación a Santo Tomé en 1968 y después, en 1971, su exilio a París, donde fundó en 1973 el Partido Socialista Portugués.

 

Volvió a Portugal tras la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974, donde fue recibido como un "héroe nacional" por una multitud, y fue ministro de Exteriores en los gobiernos en funciones, cuando lideró las negociaciones de la independencia de las colonias portuguesas, pero dimitió poco tiempo después.

 

Un año más tarde se convirtió el primer jefe del Gobierno elegido democráticamente en el país (1976-77) y lideró también el segundo (1978). Volvió a liderar el gobierno entre 1983 y 1985 en el denominado Bloque Central junto al Partido Social Demócrata (centro-derecha) y condujo a Portugal a la integración en lo que hoy es la UE.

 

Tras su derrota electoral de 1985, se lanzó a la carrera por la Presidencia en 1986 y la consiguió en la segunda vuelta gracias en buena medida al apoyo de toda la izquierda, incluido el Partido Comunista de Portugal. El país estaba claramente dividido, pero en 1991 logró la reelección con un aplastante 70 por ciento de apoyo.

 

Con la Presidencia terminada fue eurodiputado (1999-2004) e intentó volver a la jefatura del Estado en 2006, pero ahora con la izquierda dividida el centro-derecha se hizo con la victoria. Incluso después se mantuvo como una de las voces más respetadas dentro del socialismo portugués.

 

PERFIL 

  

Se definía a sí mismo como "socialista, republicano y laico", ideas que defendió desde sus tiempos de estudiante de Historia y Derecho en la Universidad de Letras de Lisboa en los que inició su actividad política contra la dictadura de Salazar, que le costó 13 detenciones de la Policía política y una deportación a Santo Tomé en 1968 y después, en 1971, su exilio a París, donde fundó en 1973 el Partido Socialista Portugués.

 

Volvió a Portugal tras la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974, donde fue recibido como un "héroe nacional" por una multitud, y fue ministro de Exteriores en funciones, realizando las negociaciones de la independencia de las colonias portuguesas, pero dimitió poco tiempo después. Un año más tarde se convirtió el primer jefe del Gobierno elegido democráticamente en el país.

 

Soares era un hombre directo, claro, frontal, se podría decir que "no andaba por las ramas", además de un profundo conocedor de la realidad política del país, muchos se refieren a él como "el padre de la patria", y de Europa, de la que siempre fue un gran defensor. De hecho fue él quién, entre 1977 y 1985, negoció como primer ministro la entrada de Portugal en la hoy Unión Europea y desde 1999 hasta 2004 fue eurodiputado.

 

Es un político que no temía mostrarse como es realmente en la intimidad, de hecho afirma que "en mi casa toda la gente discute, soy muy contestado, por mi mujer, mis hijos y mis nietos".

 

No dudaba en reconocer que no tocaba un ordenador y se resistió al teléfono móvil --"las nuevas tecnologías las tengo todas a mi disposición pero siempre por medio de otra persona", dice-- y asumía ser un inepto para la mecánica --"mi mujer no me deja colgar ni un cuadro", afirma, y eso que tiene una gran colección de arte que ha ido reuniendo a lo largo de su vida--.

 

A pesar de su extensa trayectoria política --fue presidente de la República dos mandatos seguidos, de 1986 a 1996-- Mario Soares compaginó la política con sus otras grandes pasiones, la lectura y la escritura, fue autor de 23 libros y colaborador de numerosas publicaciones en periódicos portugueses y europeos.

 

Aunque era un hombre muy activo, el inicio del día era rutinario para Mario Soares, siempre desayunaba en pijama y dedicaba una hora y media a leer los periódicos nacionales e internacionales, "nada de recortes preparados que destruyen el placer de coger los periódicos". 'Público', 'Diario de Noticias', 'El País', 'Le Monde' y los semanarios 'Cambio 16' y 'L'Express' son títulos fundamentales y "no hay emisión de televisión que les robe el lugar", aseguraba. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress