Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 3 de enero de 2017

Contra el ISIS, con eficacia

Guardar en Mis Noticias.

Una de las armas más poderosas del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) es su disposición a golpear a todos los enemigos y en todos los frentes: el interior y el exterior.

El ISIS se propone castigar a Occidente y a todos los musulmanes que no abracen su visión rigorista extrema del wahabismo suní del islam. Estos días lo ha demostrado de nuevo al golpear Bagdad con nuevos atentados, como el de ayer que dejó más de treinta muertos en un barrio chií mientras el presidente francés pasaba revista a sus tropas en Irak, y al reivindicar la acción de un terrorista que mató a otras 39 personas en una discoteca de Estambul en Nochevieja, otro brutal ataque cuando aún resuenan los ecos del cometido con un camión en un mercado navideño de Berlín.

 

El mensaje es poderoso y nos recuerda que el ISIS, en retirada de Mosul ante el avance de las fuerzas iraquíes apoyadas por una coalición internacional, y a la defensiva en varias localidades de Siria, no va a desaparecer fácilmente. Aunque ha perdido algunas poblaciones en Siria, mantiene el control de vastas áreas de territorio, ha multiplicado el reclutamiento de combatientes extranjeros y guarda su capacidad para apropiarse o capitalizar atentados cometidos por los sanguinarios lobos solitarios que actúan en Europa y Oriente Próximo.

 

Hollande aseguró ayer que combatir al Estado Islámico en Irak evitará atentados en casa, pero es fácil que se equivoque, de la misma forma que han errado todas las visiones simplificadoras del yihadismo. Más allá del escenario bélico, la derrota del ISIS debe pasar por una capacidad diplomática hercúlea para extender el alto el fuego en Siria, por el control férreo internacional de todas sus fuentes de financiación —que incluyen el petróleo y la venta de tesoros artísticos que encuentran su mercado— y por un intercambio de información e inteligencia que aún no se está produciendo con la intensidad necesaria.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress