Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 2 de enero de 2017

El euro, mucho más que una moneda: un símbolo político

Guardar en Mis Noticias.

Ayer se cumplieron 15 años de la puesta en circulación del euro. El 1 de enero de 2002, 300 millones de ciudadanos de 12 países de la Unión Europea abandonaron su moneda nacional para abrazar el proyecto comunitario esbozado en los Tratados de Maastricht, cuya histórica entrada en vigor en 1992 marcó el inicio de la unidad económica y monetaria. Aunque la primera piedra la habían colocado muchos años antes el canciller alemán Helmut Schmidt y el presidente francés Valéry Giscard d'Estaing, diseñadores del Sistema Monetario Europeo (SME) en 1979.

El SME nació para dar respuesta a los desequilibrios que todavía padecían las economías europeas por la II Guerra Mundial y la crisis del petróleo de 1973. Se buscaba facilitar la cooperación. Quedaba claro que la creación de una moneda única iba a suponer mucho más que una pieza de cambio. Era una auténtica herramienta política para actuar en un mundo cada vez más competitivo y globalizado.

 

Quince años después, el euro alcanza su etapa de pubertad en un momento en el que el proyecto político de la Unión Europea atraviesa una fase crítica y la fortaleza de la propia moneda única está en entredicho. Aunque tampoco se trata de una novedad, pues a lo largo de su corta vida ha estado en el ojo del huracán en varias ocasiones. Con todo, su puesta en marcha resultó exitosa. Pese a la pérdida de poder adquisitivo inicial para los ciudadanos que supuso el euro, su entrada se tradujo en unos bajos tipos de interés que sirvieron para estimular el crecimiento en la mayoría de las economías europeas, aunque ésta también fue una de las causas que, por ejemplo, favoreció en España la burbuja inmobiliaria. Otro de sus aspectos negativos es que cuando la crisis financiera mundial de 2007 azotó a los países de la Eurozona, éstos ya no pudieron usar el efecto corrector de la devaluación de la moneda para ganar capacidad competitiva.

 

Pero, sin duda, no hay que olvidar que la unidad monetaria ha desempeñado un papel clave en la recuperación económica. El ejemplo más claro lo encontramos en nuestro país. Cuando estuvo al borde del rescate, Europa actuó como salvavidas de nuestro sistema financiero, algo que habría sido harto complicado sin la moneda común. Por otra parte, el largo periodo deflacionista que hemos vivido durante los últimos años ha permitido asentar la recuperación. Y no se debe obviar que el euro es hoy una de las dos grandes monedas del comercio mundial, junto al dólar, lo que ha contribuido a la estabilidad en unos tiempos más que difíciles.

 

En contra de las tesis de los más pesimistas, el euro no va a desaparecer, porque la unidad sigue siendo el mejor camino posible. Pero, como hemos advertido muchas veces, su proyecto continúa incompleto: una moneda única requiere un gobierno económico único. En este sentido, es indispensable que los estados miembros aceleren la unión fiscal y financiera. Pues como se ha demostrado, es inoperante, por ejemplo, gestionar con una única política monetaria sistemas fiscales divergentes hasta el extremo. Es necesario avanzar hacia un marco bancario común y la creación de un Ministerio de Finanzas europeo con toda la capacidad de los Tesoros nacionales, emisiones de deuda conjunta incluidas. La unión monetaria, política, fiscal y financiera deben ir al mismo ritmo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress