Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 30 de diciembre de 2016

Seguridad sin histeria

Guardar en Mis Noticias.

La amenaza persistente del terrorismo yihadista sobre Europa aconseja tomar disposiciones adicionales de seguridad en las capitales españolas durante el periodo navideño y, en especial, durante las campanadas del Año Nuevo el 31 de diciembre.

La decisión del Ministerio del Interior, aleccionado por las terribles experiencias de los atentados en Niza y Berlín, de reforzar la vigilancia policial en Madrid —iniciativa seguida por otras ciudades españolas— durante la Nochevieja, la San Silvestre vallecana y la cabalgata de Reyes es una decisión prudente. La seguridad de los ciudadanos es una prioridad absoluta, incluso a sabiendas de que nunca es posible garantizarla al 100% en todas y cada una de las ciudades del país.

 

Además de aumentar el número de agentes (1.900 más sobre la dotación ordinaria) y de colocar obstáculos inabordables a un eventual ataque terrorista, una gestión eficaz del dispositivo de seguridad requiere además que se cumplan dos condiciones. La primera de ellas es que la vigilancia sea discreta o, para decirlo con más exactitud, que se comporte con la mayor discreción posible. Las grandes aglomeraciones de personas responden con inquietud a la presencia ostentosa de fuerza pública. La segunda condición, íntimamente conectada a la primera, es que se excluya la histeria y la sobreactuación policial. Las fuerzas del orden tienen experiencia suficiente para cumplir con ambos requisitos; el comportamiento tranquilo sobre el terreno es el mejor aliado de la seguridad.

 

Debe constar que no hay riesgo conocido ni amenazas concretas de ataques en este momento, como es lógico; si las hubiera, las medidas serían otras. Pero no está de más prevenir cualquier riesgo, por mínimo o lejano que parezca. Tampoco hay que olvidar que España está en el nivel 4 de amenaza terrorista. El objetivo es que los españoles tengan las fiestas en paz y garantizar la tranquilidad a quienes deseen celebrarlas en público.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress