Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 30 de diciembre de 2016

Trump, personaje del año: un 'outsider' en la cúspide del sistema

Guardar en Mis Noticias.

Racista, demagogo, misógino, machista, populista, egocéntrico, excéntrico, sensacionalista, fanfarrón, grosero, rudo, calumniador... pero presidente del país más poderoso del mundo.

Donald John Trump (Nueva York, 1946) acumula multitud de condiciones que nunca lo harían merecedor de copar el especial que cada año elabora EL MUNDO para designar al personaje más influyente. Sin embargo, es este mismo hecho, que el hoy presidente electo de EEUU reúna estas características, el que ha motivado su elección por este periódico. Porque la victoria de Donald Trump en las presidenciales estadounidenses del pasado 8 de noviembre significa mucho más que un nuevo inquilino en la Casa Blanca: es la victoria de un antisistema para colocarse en la cúspide del propio sistema.

 

Él mismo se definió a lo largo de la campaña electoral como un outsider, un hombre que decía provenir de fuera del entramado político para acabar con la «ciénaga» de Washington. Lo cierto es que Trump ya era un afamado multimillonario antes de comenzar su carrera política. En 1971 tomó el control de la compañía fundada por su abuelo y por su padre, le incrustó su nombre en el letrero y la llevó a la bancarrota. Sin embargo, fue capaz de sanearla y labrarse un largo currículum empresarial.

 

Un auténtico magnate que nunca estuvo exento de la misma polémica que, increíblemente, no ha lastrado sus aspiraciones presidenciales. Televisivo hasta la saciedad, histriónico hasta el improperio y tan comediante como amenazador; Trump es el ejemplo del declive de la clase política. De cómo mediante eslóganes al corazón de los sentimientos más elementales de la ciudadanía se puede alcanzar el poder. Sólo hace falta poner en contexto su lema de campaña para entender de lo que hablamos. Bajo el We are going to make our country great again se esconde una exaltación tramposa del patriotismo que denigra a los extranjeros, la recuperación de un sueño americano basado en el proteccionismo más arcaico y una peligrosa identificación personal con los intereses de la nación.

 

Son muchos los medios, analistas y políticos que ya han bautizado a su todavía nonato mandato como la era del populismo. Lo cierto es que especular con lo que realmente será su Presidencia es eso: pura conjetura. Pero no es menos real que su llegada coincide en tiempo y forma con el auge de líderes y partidos en todo el mundo que ofrecen soluciones simplistas a los problemas que más preocupan a la clase media de cualquier país. Son los casos de Podemos en España, el Frente Nacional en Francia, el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte en Italia, Alternativa por Alemania, Amanecer Dorado en Grecia, Demócratas de Suecia y un largo etcétera de formaciones. Se presentan como las únicas capaces de impartir justicia política y social a base de desprestigiar a la clase política de la que ya forman parte, despreciar a los medios de comunicación que ellos mismos intentan manipular y tratar de engatusar a los ciudadanos con promesas utópicas. Es el legado que nos deja un convulso 2016 que se irá concretando en el año que está a punto de comenzar.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress