Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 21 de diciembre de 2016

Funeral en Berlín

Guardar en Mis Noticias.

El atentado terrorista de Berlín: una docena de muertos, medio centenar de heridos, es un hecho luctuoso cuya repercusión va más allá del círculo de dolor e indignación que aparejan los actos criminales de naturaleza política.

La más que probable afinidad yihadista del asesino que utilizó un camión para perpetrar la masacre instala el atentando en el contexto de la polémica que rodea a los refugiados instalados en Alemania. Algo más de un millón y medio. La generosa política de acogida defendida por Ángela Merkel les está pasando factura a ella y a su partido. La extrema derecha representada por el grupo Alternativa para Alemania (AfD) ha encontrado en la denuncia de los problemas que crean los refugiados la palanca para crecer en todos los parlamentos de los "landers". Tienen un total de 145 diputados regionales frente a los 618 de la CDU y 549 del SPD.

 

Uno de los eurodiputados de este partido, Marcus Pretzell, ha endosado la responsabilidad de la masacre del mercadillo navideño berlinés a la canciller: "Son los muertos de Merkel" -ha dicho- al tiempo que reclama acabar con lo que califica de "maldita hipocresía" en relación con el problema de los refugiados.

 

Es un discurso simplista muy similar al de los políticos británicos que hicieron triunfar el "Brexit" -también ellos quieren acabar con el euro- y que, a juzgar por los últimos resultados electorales, está calando entre los jóvenes y los jubilados. Explota el temor ancestral al "otro", al extranjero. Sólo un porcentaje minúsculo de los refugiados están relacionados con el Estado Islámico o Al Qaeda pero un atentado como el perpetrado en Berlín otorga argumentos a los críticos de la política seguida por la canciller Merkel. Por eso decía que pese a la extremada cautela con la que las autoridades alemanas están manejando el caso -el ministro del Interior Thomas de Maiziére decía de madrugada que "aún no quería usar la palabra atentado"-, la masacre va a tener repercusiones hasta ahora insospechadas en la política de la República Federal. El año que viene hay elecciones en Alemania.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress