Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 19 de diciembre de 2016

Lealtad en la negociación presupuestaria

Guardar en Mis Noticias.

Tras la aprobación del techo de gasto presupuestario y su remisión a Bruselas –trámite sujeto a la urgencia del calendario–, el Gobierno de Mariano Rajoy puede dedicarse a negociar los Presupuestos Generales del Estado sin apresuramiento y con margen para culminar el imprescindible acuerdo parlamentario.

Hay plazo hasta mediados de febrero para que el ministro de Hacienda presente los PGE a la Cámara, que, en cualquier caso, entrarían en vigor con efectos retroactivos a 1 de enero. Es decir, hay tiempo para negociar, pero siempre que el resto de las fuerzas políticas estén dispuestas a llegar a un acuerdo. De lo contrario, España regresaría al escenario del bloqueo político y al inevitable adelanto de las elecciones generales. No es ésa la voluntad expresada en las urnas por los ciudadanos, cuyo mandato exige a los partidos diálogo y pactos que sirvan a los intereses generales del Estado. 

 

Es lógico que la oposición trate de hacer valer sus planteamientos en la negociación con el Gobierno y de introducir las enmiendas que considera oportunas, pero no parece lícito que se utilicen los PGE como meros rehenes de la política partidista, con los consiguientes perjuicios para los ciudadanos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MadridPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress